El precio de ser recordado: censura de medios en Europa

El precio de ser recordado: censura de medios en Europa

El diario británico The Guardian ya ha comprobado cómo resultados de su sitio están siendo retirados de Google.

Lo voy a explicar de forma simple: con la nueva norma del derecho al olvido impuesta en Europa, se abre un gran dilema en la libertad de expresión y libertad de medios. Aunque todo el mundo tiene derecho a no aparecer en cierto sitio, obligar a un indexador a eliminar resultados es un verdadero ataque a la libertad de expresión.

El diario inglés The Guardian ha publicado sus primeros hallazgos sobre contenidos removidos por el derecho al olvido. Dependiendo de la versión del buscador —el “.com” global o la versión británica “.co.uk”— puedes encontrar, con las mismas palabras de búsqueda, resultados diferentes según la versión geográfica del buscador.

Pregunto directamente: ¿qué diferencia existe, por ejemplo, entre los resultados de Google que se pueden ver en Europa con los que se pueden ver en China?

Google se retiró de China en 2010 redireccionando a la versión de Hong Kong, pero si estás en ese buscador y haces ciertas búsquedas como Tiananmen, no verás ningún resultado sobre las protestas de 1989.

En Europa, si haces la misma búsqueda tendrás información de esas protestas. Sin embargo, con el derecho al olvido, si buscas un nombre en particular, puede que no encuentres nada. Este es el verdadero trasfondo, el grandísimo peligro que genera esta medida. La herramienta más usada para hacer búsquedas en el gran caos que es internet, ya no te dará resultados según la búsqueda, sino dependiendo de una orden judicial porque una persona no quiere salir en internet.

La maniobra política del derecho al olvido

The Guardian ha encontrado tres artículos que hacen referencia a un árbitro de fútbol que mintió en sus motivos por el que dar válido un penalti en un partido. El arbitro ahora retirado se llama Dougie McDonald y en la versión de Google en Reino Unido, los artículos de Guardian no están disponibles.

Este es el caso de un árbitro de fútbol que tendría sus motivos por el que mentir ante una decisión arbitral, pero imagina que hablamos de un político en vez de un árbitro. Imagina la cantidad de información a la que podemos acceder de políticos o cargos públicos que no nos saldrían en una cierta versión de Google.

Esta es una herramienta que puede usarse en contra de la libertad de expresión y de libre información.

El Mundo ha informado hoy mismo que han recibido su primera eliminación de resultado en Google España. El artículo al que Google han obligado retirar es este sobre una sentencia que mandaba a dos personas de una promotora urbanística a la cárcel de forma provisional.

¿Es el procesamiento judicial de una persona aplicable al derecho del olvido?

Derecho al olvido se expande a otros países

Chile puede ser el siguiente país en el que el derecho al olvido se instaure. Senadores presentaron un proyecto para modificar la ley 19.628 y añadir que todo el mundo tiene derecho a que motores de búsqueda eliminen datos personales.

Toda persona tiene derecho a exigir de los motores de búsqueda o sitios web la eliminación de sus datos personales. La falta de pronunciamiento sobre la solicitud del requirente o denegación de la misma por parte del responsable de dichos motores de búsqueda o sitios web, le dará derecho al titular a ejercer el recurso contemplado en el artículo 16.

Derechos personales eliminados de sitios, sí, claro. ¿De indexadores como Google? ¿Por qué? Deberían ser los responsables de esta web quien retiren los datos personales.

¿Quién definirá que es una información personal y hasta donde llega esa “información”? Si el lenguaje legal incluye “toda persona”, como bien diceWenses en este comentario«se puede estar incluyendo a las personas jurídicas: empresas y organizaciones de todo tipo podrían abusar de este artículo».