COO de Facebook lamenta la revelación del experimento sobre estados de ánimo

por

1259 posts

Aseguró que Facebook nunca quiso molestar a sus usuarios, sólo fue con el fin de “mejorar” su servicio.

Sheryl Sandberg, jefe de operaciones de Facebook, se disculpó por el lamentable descubrimiento de un experimento secreto realizado en 2012, en el cual la red social manipuló el estado emocional de 698.003 usuarios sin su consentimiento. Dos años después decidieron disculparse inmaculadamente, pero hasta ahí.

En una entrevista con una cadena de televisión india, declaró que esto se hizo con el objetivo de mejorar el servicio de Facebook, algo que se hace de forma permanente y de la forma más privada posible.

Aún con la regulación de las autoridades de países en que la red social está presente —no es el caso de Reino Unido—, considera que todo esta bien, y seguirán trabajando para “brindar la mejor experiencia que puedan.” Al parecer, nunca fue su intención molestar al producto usuario.

Facebook se ha disculpado y ciertamente no quisiera hacer algo que altere a sus usuarios, y sobre todo por la falta de comunicación en este caso.

En el experimento se comprobó que los estados emocionales se pueden contagiar de una persona a otra sin estar en contacto, sólo revisando su News Feed en Facebook. Como la mayoría le llamó “manipulación” a esta prueba psicológica, Sandberg se encargó de darle otro significado al asunto.

Fue un experimento para mostrar cosas diferentes a las personas y notar cómo reaccionaban. Lo que realmente importa es que tomamos muy en serio la privacidad del usuario y vamos a seguir trabajando para dar a la gente el control y brindarle una mejor experiencia.

Si el fin de esta imperdonable reacción de Facebook por obtener ganancias de parte de sus servicios es meterse con la información sin el consentimiento del usuario, también pudiera ser por un objetivo político-social y lograr la manipulación de grandes masas, como sucedió con el “Twitter cubano” y el ‘maléfico’ plan para hacer crecer el descontento político, algo que por supuesto muchos no comunican.