Cómo se comprimió un diamante para estudiar Urano

Cómo se comprimió un diamante para estudiar Urano

Cómo recrear el interior de un planeta gigante utilizando el láser más grande del mundo.

Científicos del Laboratorio Nacional de Ignición en EE.UU. han creado, por primera vez, las condiciones del interior de un planea gigante mediante experimentos. Para lograrlo se necesitó el láser más poderoso del mundo, varias muestras de diamante y una actualización de una vieja técnica ya conocido pero poco eficiente.

El estudio se enfocó principalmente en carbono, el cuarto elemento más común en el universo después del hidrogeno, oxigeno y helio. Por eso los científicos decidieron utilizar muestras de diamante, al ser el material menos compresible que conoce el hombre.

Por el lado de los láser se reclutaron 176 láseres y se bombardeo la muestra de diamante con ellos.

Aunque el diamante sólo duró 10 millardos de segundo antes de ser vaporizado fue tiempo suficiente para poder recrear las condiciones al interior de planetas como Jupiter, Urano o los muchos otros planetas que se han descubierto fuera del sistema solar. La presión sobre el diamante fue tanta durante los cortos tiempos del experimento que la densidad del material superó la del plomo, uno de los materiales más densos en la naturaleza.

Estas presiones ya se habían alcanzado antes, pero para lograrlo se requería el uso de ondas de choque, lo que generaba altas temperaturas que no eran una buena recreación de los interiores planetarios, pero el experimento frenó el crecimiento indiscriminado de la temperatura reduciendo la taza a la cual se aumentaba la intensidad del láser.

También se han logrado comprobar algunas de las primeras hipótesis sobre el comportamiento de la luz y de algunos materiales propuestas, hace ochenta años, durante el nacimiento de la mecánica cuántica. Los siguientes experimentos del laboratorio se van a enfocar en las pequeñas discrepancias que aparecieron entre la teoría y los resultados experimentales, aunque en general los resultados son bastante congruentes.