Bethesda: "El anuncio de Doom fue para tranquilizar a la gente acerca de id Software"

Bethesda: "El anuncio de Doom fue para tranquilizar a la gente acerca de id Software"

Pete Hines explicó las razones para no hacer pública la presentación de Doom en la QuakeCon.

Parece ser que todo lo de Doom que se mostró en la QuakeCon se quedará privado y no se mostrará al resto del mundo. Pete Hines, uno de los jefes de Bethesda, explicó a PC Gamer que el anuncio del juego en realidad no fue un anuncio como tal y que de aquí a 2015 no mucho más se sabrá del proyecto.

Entre otras cosas, Hines reveló también que se mostró Doom en forma limitada para "acallar algunas voces" respecto a lo que ocurre y ha estado ocurriendo en id Software durante el último tiempo.

Realmente quería mostrar el juego y dejar claro que id está trabajando en algo muy bueno. Decirle a los fans que tengan confianza, porque id Software sigue ahí siendo un estudio importante que todavía puede hacer cosas excelentes, juegos que realmente la gente quiera jugar y que Doom recibirá el tratamiento que corresponde.

Ahora [después de QuakeCon] vamos a volver a seguir trabajando el juego, pero a la vez podremos defendernos de quienes crean que id Software está ahí haciendo nada, o de aquellos que piensan que Doom estaba en problemas. Todos esos dichos me molestan mucho.

Para Hines, mostrar Doom de forma privada y sin acceso masivo a prensa fue una ventaja. "Si tratábamos de tener una versión lista para que los periodistas la vieran, no habríamos llegado a QuakeCon" dice el ejecutivo, agregando además que la presentación cerrada sirvió para que id Software recuperara la confianza.

"Quienes lo vieron en QuakeCon no quedaron decepcionados, mientras que en Bethesda ya podremos seguir en silencio hasta que el juego esté listo para mostrarse".

Hasta ahora, nadie de los que vieron Doom en el evento ha dicho algo negativo del juego. Tal vez la estrategia de Bethesda e id Software fue la correcta; por ahora, a esperar el próximo año hasta que el juego esté listo para mostrarse públicamente en gloria y majestad.