Teorías de conspiración sobre la llegada del hombre a la Luna #Apollo11

Teorías de conspiración sobre la llegada del hombre a la Luna #Apollo11

Uno de los logros más grandes de la Humanidad ha sido puesto en entredicho en numerosas ocasiones.

Se  cumplieron 45 años del alunizaje del Apollo 11, hecho que puso en un pedestal al siglo XX como uno de los periodos más prolíficos del ser humano en materia de avance tecnológico.

Los hermanos Wright consiguieron el primer vuelo en aeroplano en diciembre de 1903. Fue el 21 de julio de 1969, tan solo 65 años después, que Neil Armstrong pisó por vez primera la superficie de nuestro satélite natural.

Este hecho, logrado por la NASA estadounidense, marcó un duro golpe para la URSS como parte de la Carrera Espacial tan importante para ambas naciones en su Guerra Fría. En dicho combate sin enfrentamientos armamentistas directos era de suma trascendencia para la Unión Americana mostrar superioridad frente a sus contrincantes comunistas que ya habían logrado poner en órbita el satélite Sputnik en el año 1957 y para septiembre de 1959 ya habían enviado una nave a terreno lunar.

Tal vez fue esa hambre atroz de preeminencia mostrada por el gobierno estadounidense a cargo de Kennedy, Johnson y Nixon la que provocó que surgieran teorías que señalaban que la misión Apollo 11 fue un simple montaje para terminar de tajo la Guerra Fría.

El escéptico más grande se llamó Bill Kaysing.

“Nunca fuimos a la Luna”

Bill Kaysing trabajó en la empresa Rocketdyne, donde se contruyeron los motores del Saturn V, cohete que llevó al espacio a la tripulación del Apollo 11 y los módulos de exploración de dicha misión.

Kaysing fungió en dicha compañía como jefe de publicaciones técnicas pero nunca tuvo entrenamiento de ingeniero. Él tuvo acceso a material relacionado con misiones espaciales de la NASA, incluidas las misiones Apollo.

Después de sus observaciones, —que para Kaysing no necesitaban de conocimientos especiales— determinó que el intento de llevar al primer hombre a la Luna se trataba de una farsa orquestada por Estados Unidos para superar a la URSS.

Fue así que en 1976 publicó el libro Nunca fuimos a la Luna en donde señaló supuestas inconsistencias en lo documentado por las misiones Apollo.

En el año 2001, Fox lanzó el especial “Teoría de la Conspiración: ¿Aterrizamos en la Luna?” que muestra de manera gráfica —y un tanto alarmista— lo descrito por Kaysing en su libro.

Gracias a la ciencia podemos corroborar que Armstrong y su equipo sí estuvieron en la Luna. Estos son algunos de los principales argumentos que han sido refutados a lo largo de los años para desmentir tal conspiración propuesta por Kaysing.

Las fotos sin estrellas

Se asegura que es un hecho que con el espacio abierto mostrado en lo grabado en video y la fotografías reveladas se tendrían que observar estrellas sí o sí. Esto es un error. En muchas ocasiones se han fotografiado planetas y muchos otros elementos sin que esto tenga que significar el ver estrellas en el espacio distante.

Cuando se tomaron las fotos y el video en la misión Apollo 11 no se observan estrellas por la exposición específica de dichas tomas. Si se hubiera dado prioridad a las estrellas, las imágenes quedarían de la siguiente manera debido a las condiciones de iluminación de aquellos momentos:

El cráter que no dejó el Eagle

Los conspiracionistas dicen que cuando el Eagle descendió sobre la superficie lunar debió haber dejado un vistoso cráter resultante del sistema de propulsión de descenso del módulo. Cuando el armatoste estaba descendiendo sobre la Luna su velocidad había disminuido notablemente. El motor solamente tenía que lidiar con el propio peso del Eagle cuyos parámetros se vieron mermados notablemente por la gravedad de la Luna y la combustión de los propulsores de descenso por lo que el impacto en el terreno fue mínimo.

La bandera ondeante

La Luna, por sus características atmosféricas, no presenta ráfagas de aire en su superficie. Es por esto que los escépticos saltaron cuando vieron que la bandera de los Estados Unidos puesta por Neil Armstrong mostraba movimiento, asegurando que el viento terrestre de alguna locación desértica fue la culpable del hecho.

Lo cierto es que la bandera fue sostenida por un asta con forma de “L” invertida para que se mostrara erguida y solo muestra movimiento cuando los astronautas la manipulan. Las arrugas en la bandera son resultado de su almacenamiento para el viaje de la misión y pueden ser confundidas como “movimiento” en las imágenes.

Fue un filme en cámara lenta

El video mostrado por la NASA a cientos millones de televidentes a nivel mundial realizado con cámara lenta para destacar la baja fuerza de gravedad en la supuesta farsa del alunizaje es una de las ideas notables de la teoría de la conspiración.

Un corto explicativo del director S.G. Collins señala que dadas las características de la tecnología de aquellos años nunca hubiera sido posible grabar en filme una producción con las características que se observan en el material original, a pesar de todo el poder que pudiera tener la NASA con el presupuesto otorgado por el gobierno estadounidense:

Muertes cercanas a la NASA

Se asegura que aquellos relacionados a las misiones del programa Apollo que no quisieron participar en esta gran farsa lograda por Estados Unidos sufrieron “misteriosas muertes” para callar su rebeldía.

Lo cierto es que la mayoría de esas muertes no tuvieron nada de misterioso. Diez decesos fueron citados por conspiracionistas. Esto no resulta tan fuera de lo normal si se compara con que en Rusia también hubo fallecidos relacionados por accidentes generados en la Carrera Espacial. Ocho de los doce astronautas estadounidenses que pisaron la Luna siguen con vida a la fecha.

Especial 45 años del Apollo 11 en FayerWayer