Alemania quiere fuera a representante de la CIA por espionaje

Alemania quiere fuera a representante de la CIA por espionaje

Se trata de la más firme respuesta diplomática del gobierno alemán.

La historia entre Alemania y la NSA ha sido tensa desde las revelaciones de Edward Snowden. Hace un año se supo que la agencia estadounidense interceptaba hasta 500 millones de comunicaciones al mes en el país europeo. También, la canciller alemana, Angela Merkel se comunicó directamente con Barack Obama para reclamar el espionaje del que era objeto.

En fechas más recientes, el gobierno alemán decidió rescindir el contrato que tenía celebrado con Verizon, debido al acceso que el gobierno estadounidense podría tener a las redes de la operadora. Esta decisión se suma a la detención de un agente de inteligencia alemán que está acusado de trabajar para Estados Unidos.

Para aumentar la tensión, el gobierno de Alemania ha solicitado que uno de los representantes de la CIA abandone el país. Se trata del jefe de estación, que es responsable de las actividades de inteligencia estadounidenses en territorio alemán. Es importante aclarar que el funcionario no ha sido expulsado formalmente del país, aunque eso no hace menos firme -ni menos hostil- la decisión del gobierno alemán.

En palabras del presidente del Panel de Control Parlamentario, Clemens Binninger, la petición alemana está relacionada con la nula respuesta del gobierno estadounidense en torno a las acusaciones de espionaje. El panel forma parte del parlamento federal alemán dedicado a supervisar los servicios de inteligencia.

La solicitud ha sido una reacción a la cooperación sin éxito en la búsqueda de una aclaración.

De acuerdo con el diario Der Spiegel, la decisión fue tomada entre el ministro del Interior, Thomas de Maizière, el ministro de Relaciones Exteriores, Frank-Walter Steinmeier y el Jefe de la Cancillería, Peter Altmeier. Los tres funcionarios se manifestaron en contra de la ausencia de una reacción satisfactoria de Estados Unidos en torno al tema y consideraron que Alemania debía actuar en consecuencia.

Si lo anterior no era poco, fue confirmado un segundo caso de un empleado de inteligencia alemán que coopera con Estados Unidos revelando secretos. La investigación sobre este nuevo caso está ocurriendo en Karlsruhe, una ciudad ubicada en el suroeste de Alemania y ubica al presunto responsable como un trabajador del Ministerio de Defensa alemán.

Todo apunta a que la relación entre Estados Unidos y Alemania podría tensarse aún más. Aunque no hay que perder de vista que el gobierno del país europeo también intercepta las comunicaciones en su país, como lo reveló Deutsche Telekom el mes pasado, lo que de cualquier forma no valida la intervención de un país extranjero.