Wolfenstein: The New Order [NB Labs]

Wolfenstein: The New Order [NB Labs]

Blazko regresa con nuevos bríos para acabar con todos los hijos de Hitler.

Plataformas: PS4 (analizada), One (analizada), 360, PS3, PC
Desarrollador: MachineGames
Distribuidor: Bethesda Softworks

Nazis. Muerte. Más nazis. Masacre.

Podríamos definir de esa manera a Wolfenstein: The New Order pero sería limitar todo su potencial. Su forma de atraparnos. De engancharnos con una narrativa sublime y un diseño de niveles que se complementan para funcionar de manera fluida.

Wolfenstein. Ese es uno de los nombres más viejos en esta industria. Esta serie de juegos de disparos en primera persona estableció estándares en su género desde Wolfenstein 3D. En Wolfenstein: The New Order no llega a tal nivel de refinamiento pero nos ofrece una sensación ambivalente de frescura con toques nostálgicos. Es como si volvieras a leer un libro después de muchos años pero gracias a las nuevas circunstancias que te rodean este llega a tener un renovado estilo.

La distopía que nos presenta en su trama es un deleite creativo que por momentos puede llegar a arañar la frontera de lo absurdo. Aun así funciona increíblemente bien. Su historia nos muestra un mundo en el que los nefastos nazis ganaron la Segunda Guerra Mundial. Los resultados de esta barbarie se muestran terribles para los ciudadanos de un planeta que deja de ser libre.

El Capitán William J. ” BJ ” Blazkowicz regresa como protagonista. El eterno Blazko. Uno de los gringos más gringos de la industria de los videojuegos.

La historia inicia en 1946 cuando Blazko y un escuadrón de soldados de Estados Unidos tratan de infiltrarse en el cuartel del general Deathshead. Luchando junto con el piloto británico Fergus Reid y un novato llamado Wyatt, Blazko logra ser derribado y capturado para luego verse obligado a tomar una decisión que partirá su destino en dos. Es ahí donde comienza de lleno el desarrollo de la trama de The New Order.

Los principales acontecimientos en The New Order tienen lugar 14 años más tarde , cuando Blazko despierta en un manicomio y rescata a su cuidadora Anya de los nazis. Blazko pronto se da cuenta que esta facción supresora ganó la guerra y que ahora controlan el mundo entero. Lo que sigue es una lucha desesperada de venganza que te llevará a caminos de moralidad insospechada.

Alabemos la narrativa. La manera de contar la historia con la música y el trabajo de voz te llevan a sentir aprecio por los personajes heroicos y repulsión por los malvados nazis. Cada que aprietes el gatillo de algún elemento de tu arsenal para volar cabezas y despedazar torsos sentirás un impacto de satisfacción. Habrá momentos donde deberás tragar saliva para tratar de sopesar la crudeza de lo sucedido en pantalla.

Los nazis son los villanos principales de este universo, pero la maquinaria y las criaturas que han creado través de sus terribles experimentos  se llevan las palmas en materia de diseño. Desde robots gigantescos que disparan chiliones de misiles simultáneamente desde sus hombros hasta dinosaurios-perros robot de gran tamaño que se abalanzan con increíble agilidad se observan construidos con un estilo propio.

El sistema de combate en general brota de manera estupenda. Tus armas recibirán mejoras a través del juego que pueden incluir lanzacohetes, escopetas y armamento explosivo.

La estructura de mejoras para hacer de Blazko un soldado de élite también funciona de manera correcta. En vez de ganar XP y aumentar tus atributos  el sistema se basa en desafíos. The New Order premia tu estilo de juego. Si gustas puedes no ser como quien escribe este labs y dejar de lado las montañas de balas para ser más sigiloso acabando con tus enemigos. Esto desbloquará mejoras que te ayudarán a no ser detectado por tus contrincantes.

En lugar de utilizar un sistema de regeneración de salud como Call of Duty —y la cantidad infinita de títulos FPS—, Wolfenstein utiliza una combinación de un sistema de regeneración de salud y el sistema clásico usado en los antiguos juegos de disparos donde agarras paquetes para recuperar tus puntos de vida.

La exploración de los niveles en Wolfenstein es una experiencia muy gratificante. Los niveles están perfectamente estructurados para contarte algo. Pero esta estupenda construcción  va más allá de simplemente disfrutar de la calidad en el diseño. Éstos están llenos de artículos de colección, suministros ocultos de munición y salud. Piezas de oro se encuentran dispersas por todo el mundo, al igual que códigos Enigma, que una vez recolectados pueden ser descifrados para desbloquear nuevos modos de juego. También hay registros que contienen música que ha sufrido cambios debido al resultado de la guerra.

Donde el título se tambalea un poco son los combates contra jefes. Sólo hay un puñado de ellos en el juego pero sin duda marcan los puntos más bajos en la experiencia. Las peleas no son un reto, sino que se observan un tanto planas al mostrar una estructura de prueba y error. Afortunadamente, son una pequeña parte del juego y es fácil pasarlo por alto.

Visualmente, el motor id Tech 5 hace maravillas tanto en Xbox One como en PS4. Las escenas actuadas son impresionantes, mientras que los ambientes están muy bien cobijados por una palidez peculiar. Los elementos del entorno son muy detallados lo que brinda otro aspecto más para fusionar con la narrativa e historia.

La falta de multijugador podría decepcionar a una buena cantidad de gamers pero las más de 25 horas que te llevará terminar The New Order en su totalidad no permiten ni un atisbo de queja.

Wolfenstein: The New Order es más que la suma de sus piezas. Es un título que no debes dejar pasar si eres fanático del género.

¿Qué significa esto?