Por qué debemos evidenciar el sexismo en eventos de tecnología

Por qué debemos evidenciar el sexismo en eventos de tecnología

Dos hechos dentro de Campus Party México 5 nos invitan a reflexionar y actuar sobre este tema que suele pasar inadvertido.

La edición 2014 de Campus Party en México inició el pasado 25 de junio en las instalaciones de Expo Guadalajara, en el occidental estado mexicano de Jalisco.

A diferencia de las últimas ediciones que se desarrollaron en la capital mexicana, este año los organizadores decidieron mover esta gran fiesta tecnológica hacia otra sede y las primeras impresiones en torno al mismo muestran que miles de asistentes ya disfrutan el amplio programa de contenidos. Dentro de estos, incluido Paul Zaloom, el actor que encarnó al popular Beakman.

El incidente del código QR

Anunciado como uno de los eventos tecnológicos de mayor alcance en el mundo hispanohablante, en su tercer día de actividades, el pasado 26 de junio, surgieron por la tarde comentarios y retuiteos sobre MiPc, una marca dedicada a vender equipos de cómputo, que hablaban sobre la dinámica publicitaria con una edecán con un código QR impreso en su vestido a la altura de los glúteos, el cual debía escanearse para participar.

Es decir, una actividad que cosifica a una mujer mediante una dinámica desafortunada. El hecho fue sancionado al poco tiempo por Paco Ragageles, director de Futura Networks, empresa organizadora del evento, la cual se caracteriza por incluir actividades para la reducción de la brecha de género, nombrado como “Las mujeres y la tecnología”.

@GiovanniCarrada / Twitter

Lo de fondo es que estaba autorizado que una marca se promoviera de esa forma, en el anunciado como “el mayor evento de emprendimiento, innovación, ciencia y cultura digital del mundo” –y que cuenta este año con una importante participación del gobierno mexicano– asumiendo que el público objetivo al que llegará, las y los llamados campuseros, participarán en la acción y le será de buen gusto y hasta divertido.

Ragageles justificó, horas más tarde en su blog, tratando de calmar los ánimos:

En el mundo el en que vivimos, darle tantísima importancia a este hecho concreto carece de sentido, lo que vengo a querer decir es que debemos darle las cosas su justo valor, hay que acabar con las actitudes sexistas claro pero hacerlo difundiendolas…(sic)

“Cómo hackear al sexo femenino”

Horas más tarde, cuando seguían las redes sociales difundiendo la fotografía de la edecán, Eduardo Zepeda, funcionario del Fondo de Información y Documentación para la Industria (INFOTEC), dependiente del Consejo Nacional para la Ciencia y la Tecnología (CONACYT) generaría una nueva polémica con su charla “Hackeando el sexo femenino”.

[vimeo]http://vimeo.com/99353407[/vimeo]

En esta charla, en resumidas cuentas, intentó hacer una comparación entre métodos de hackeo informático y conquistar a una chica en un tono informal e incluso con el uso de palabras altisonantes, a diferencia de otros ponentes de Campus. Zepeda se dirigió en distintas ocasiones al público asumiéndolo también como un estereotipo (“a ver, nerds”).

Estos son algunas de las frases dichas por Zepeda -que además inició su charla replicando el polémico “grito de apoyo” a México en el mundial popularizado días antes-, extraídas de un video que fue eliminado por Campus Party y subido de nueva cuenta por un usuario fuera del sitio oficial:

  • “Lo que se dirá en esta plática seguramente usted ya lo sabe, ha escuchado o lo supone, sin embargo ahora será explicado de una manera más fácil de entender (hasta por las mujeres)”.
  • “Sé un caballero y compórtate como un macho alfa”
  • “Las mujeres les gusta que uno tenga decisión. Que uno sepa que es lo que quiere (…) ”.
  • “Cosas para pensar: que es lo que quieren las mujeres. A ver ustedes hombres, tienen tantito así (de idea) de que quieren las mujeres? ¡ellas tampoco!”
  • “Hay dos cosas que una mujer no puede evitar: comprar zapatos y llorar (…) te callas, te sientas, no te preocupes, tranquila, yo te ayudo”.

Imagen de la charla “Hackeando al sexo femenino” – tomada del timeline de @Wikiramos

La respuesta de las redes sociales no se hizo esperar. Decenas de usuarios y usuarias, entre los que se contaron activistas y organizaciones que trabajan por la equidad de género, señalaron la perspectiva misógina y sexista de la charla.

Applicate, la dependencia de Infotec responsable del ponente, y que tiene como cometido promover la creación de aplicaciones en jóvenes mexicanos, envío horas después un comunicado pidiendo disculpas por la charla. Campus Party entrada la mañana del siguiente día publicó una respuesta oficial. El mismo Infotec aseguró que investigaría el hecho, al igual que el CONACYT.

La reacción de los organizadores

Ante los hechos, el 27 de junio por la tarde fue presentada la mesa “Campuserxs por la inclusión”, encabezada por Luisa Ortiz de NOVA Mexico y Juanma Casanueva de SocialTIC, en donde distintos ponentes discutieron el tema, en la que se llegó a la conclusión de que en el futuro Campus Party deberá incluir un código de ética más enérgico sobre todo tipo de violencia de género, y que exista una revisión exhaustiva de sus contenidos para evitar cualquier falta de respeto.

Las reacciones en redes develaron algunas constantes, por ejemplo, quienes consideraron la reacción ante ambos hechos como una exageración:

O lo consideran algo normal.

 

O bien, como un asunto propio del evento y que no debería ser exagerado al estar presentes en otras ediciones de Campus Party y que no se hicieron públicas.

  

Es decir, para algunas y algunos asistentes resulta que la violencia a las mujeres en el evento no es asunto normal, sino parte del mismo ambiente de la Campus. Es de destacar que muchos de los tuits del evento antes de estos incidentes tengan que ver con violencia de género: trato discriminatorio a las asistentes, condicionamientos y prejuicios misóginos, cosificación (el hashtag cosificador #CobijaHumana no es una novedad), encuentros sexuales (ficticios, en su mayoría) a cambio de objetos, fantasías del “ideal” de una chica geek: que juega videojuegos, programa y que además accederá a tener sexo en los campings.

Sexismo en entornos tecnológicos

Tales hechos hubieran pasado desapercibido en un estadio o en una carrera deportiva, donde esa forma de promoción es omnipresente. Pero Campus Party se propone objetivos ambiciosos como cambios sociales y económicos a través del emprendimiento.

Tal meta fue secundada en la inauguración de este año de forma discursiva por funcionarios de alto nivel como Alejandra Lagunes, coordinadora de la Estrategia Digital Nacional mexicana y la cabeza del Instituto Mexicano de la Juventud, José Manuel Romero.

Es decir, resulta incongruente que un evento dirigido a quienes se desea propicien cambios en el futuro incluya algunas dosis leves de tolerancia a prácticas misóginas y a la interpretación de la mujer como un objeto de venta. Esa conducta, sea común, tolerada e incluso convenida por la persona que la realiza, en términos llanos se llama sexismo.

Lo ocurrido en Campus Party es particularmente sensible en un país como México en el que la violencia de género se encuentra en niveles alarmantes, en donde la ONU señala que hay 6.4 feminicidios al día y en el que el machismo está arraigado de forma honda a nivel social.

En fechas recientes la discriminación hacia las mujeres en entornos tecnológicos se ha hecho pública, en eventos como el AtlasCamp, en donde un ponente hizo una afirmación muy parecida a la hecha por el ponente en Campus o bien la salida de la programadora de GitHub, Julie Ann Horvath, por considerar que el entorno de trabajo en la popular plataforma de código es altamente sexista e intimidante.

Hace unos meses Business Insider recogió la historia de Pardees Safizadeh y un sujeto que le acosó durante un hackathón.

Al rechazarle le insultó diciendo que las mujeres eran propias de la cocina y no de ese tipo de eventos. Safizadeh abofeteó al sujeto a medio Centro de Innovación de Cambridge. En 2007 Tim Berners-Lee señalaba prejuicios de mujeres hacia mujeres en la reducción de sus habilidades como ingenieras debido a la alienación por una cultura geek masculina.

Valdría la pena revisar si lo ocurrido en Campus es un hecho aislado, o bien, puede formar parte de un comportamiento tolerado en este tipo de eventos. Ante lo ocurrido, desde Wikimedia México sugerimos que este hecho “es una gran oportunidad para hacer visible este problema en futuros eventos de tecnología”.

Este puede ser un buen punto de partida para desechar todo tipo de comportamiento sexistas y misóginos en hackathones, fiestas LAN, festivales de instalación como FLISOL y en entornos de trabajo que viven por y para la tecnología. ¿Que tanto el discurso geek es misógino y promueve el sexismo?