NSA recolecta millones de imágenes de rostros en Internet

NSA recolecta millones de imágenes de rostros en Internet

Documentos obtenidos por Edward Snowden revelan nuevos excesos de la NSA en su lucha contra el crimen.

Internet se ha destacado por ser una tecnología que impacta de manera transversal a prácticamente todos los sectores de cualquier nación. Es por ello que han surgido diversas iniciativas para expandir el acceso a Internet, las cuales buscan aprovechar las ventajas que ofrece esta tecnología y la diversidad de aplicaciones basadas en ella. Sin embargo, algunos actores -principalmente gubernamentales- han encontrado en esta expansión una oportunidad inmejorable para ejercer el control a través de la censura de contenidos o la vigilancia masiva. Justo como lo hace la Agencia de Seguridad Nacional (National Security Agency, NSA) de los Estados Unidos al recabar millones de imágenes de rostros en Internet por día.

En un artículo publicado en el New York Times, James Risen y Laura Poitras se basan en documentos obtenidos por Edward Snowden en 2011 para señalar que, gracias al gran flujo de imágenes que circula en Internet, la NSA ha comenzado a depender más de técnicas de reconocimiento facial. A la par del uso de estas técnicas, la agencia estadounidense ha recurrido a la utilización de huellas digitales y cualquier otro dato -como los biométricos– que les permita encontrar con mayor precisión a un objetivo sospechoso.

(cc) langalex / Flickr

Así, mientras aumentan las preocupaciones por la privacidad de aplicaciones y servicios basados en Internet, el F.B.I. y otras agencias de procuración de justicia han optado por acercarse más al uso de la identificación facial con fines de combate al crimen. Lo preocupante es el alto grado de precisión que tiene la NSA para identificar sospechosos con base en imágenes faciales. Vale la pena notar que, nos guste o no, la agencia toma este tipo de conductas desproporcionadas como parte de sus labores. Así lo señala la vocera de la agencia, Vanee M. Vines cuando declara:

No estaríamos haciendo nuestro trabajo si no buscáramos formas de mejorar continuamente la precisión de las señales de las actividades de inteligencia con el objetivo de contrarrestar los esfuerzos válidos de objetivos extranjeros de inteligencia para disfrazarse o encubrir planes para dañar a Estados Unidos y sus aliados.

Aunque Vines no otorgó información con respecto a la obtención de imágenes faciales a través de redes como Facebook, se puede apreciar que la seguridad continúa siendo el pretexto preferido para continuar implementando este tipo de abusos. De este modo, parece que antes de mostrar un entusiasmo total por los desarrollos en el terreno del reconocimiento facial, deberíamos preocuparnos un poco por el uso que le puede dar la NSA, particularmente desde que Obama está en el poder, como señala el artículo de Risen y Poitras.

Foto portada (CC) Agência Senado