España castigará hasta con 600€ por contratar transportes sin licencia tipo UberPop

España castigará hasta con 600€ por contratar transportes sin licencia tipo UberPop

Multas para quien saque beneficio de transportes sin tener permisos y seguros pertinentes.

Ahí está, el Ministerio de Fomento español por fin se ha mencionado ante las presiones del taxi ante servicios como Uber o BlaBlaCar. Según la nota informativa del Ministerio, se multará a quien contrate servicios de transporte ilegales desde 401€ hasta los 600€.

Esta es una medida de presión ante Uber y su servicio UberPop que se  ha instalado en Barcelona. Al contrario de lo que muchos medios han comunicado, no se trata de un ataque contra otras plataformas como BlaBlaCar, que permite compartir gastos de viajes desde el mismo punto de salida y llegada. Pero la nota, en un idioma claro y jurídico, ha dado pie a decenas de interpretaciones.

Ante la aparición de anuncios en los medios y redes de comunicación mediante los que diversas empresas hacen pública su intención de poner en marcha plataformas de contratación de servicios de transporte de viajeros en vehículos de turismo particulares, el Ministerio recuerda que es necesaria dicha autorización y que los Servicios de Inspección del Transporte Terrestre velarán por el cumplimiento de la legislación vigente en la materia.

Separando el compartir automóvil con transporte de personas

Como parte de la regulación he servicios para compartir automóvil, Fomento tiene claro que va a por Uber, pero cuidado, Fomento ataca a Uber por su servicio UberPop, en el que cualquier persona puede hacer de taxista simplemente con la aplicación para conductores de esta empresa. En España es ilegal. Nadie puede tener lo que en la práctica es un taxi sin los permisos pertinentes y sin los seguros de responsabilidad civil. Y tiene parte de sentido.

BlaBlaCar es un servicio para compartir automóvil, de la misma forma que tú puedes ir con tus amigos de un punto a otro y compartir los gastos del viaje, esta es una plataforma para hacer lo mismo pero con extraños. Legalmente los gastos del desplazamiento no son considerados retribución. Es una cuestión de hacer más barato su viaje, al contrario que UberPop que tiene una retribución directa para el conductor.

Gracias al Ministerio de Fomento, BlaBlaCar ha recibido una campaña de publicidad impagable.

Por qué tiene sentido ir a por ‘UberPop’

Sí, la tecnología avanza mucho más rápido que lo que los gobiernos y las leyes pueden regular. Sí, es cierto que Uber en su formato de conductores profesionales disponibles para cualquier persona, como con Cabify, tienen todo el sentido del mundo. Pero cuando hablamos de convertirnos en taxistas sin ninguna obligación, existe un problema.

El CEO de Cabify ya nos dio una visión muy clara del problema del ridesharing, hay que regularlo para dar una cobertura legal tanto al conductor como al pasajero. Ahora mismo, en caso de accidente, ambos están en un problema legal, ya que se está ejerciendo una profesión sin los permisos necesarios. Que estos permisos son parte de un negocio completamente monopolizado por el sector de taxi es evidente.

Fomento vs. Uber

El Ministerio está claro que quiere prohibir bajo todos los medios servicios como UberPop. Las personas que tomen su automóvil y cobren por llevar a personas de un punto a otro, podrán ser multadas con hasta 600€. ¿Pero como se identificará a estas personas? ¿Quién será el encargado de identificarlas?

Que aquellos usuarios que contraten los servicios de transportistas no autorizados incurrirán en una infracción grave sancionable con multa de 401 a 600 euros.

El problema no son las personas que se ofrecen a cobrar por llevar a otras, tampoco es de las empresas que se aprovechan del vacío legal o de la alegalidad de un servicio. El problema está en el poder que no es capaz de ver la evolución de un sector y se arraiga en viejas costumbres, evitando una nueva legislación que permita libremente a cualquier persona, cobrar por llevar a otras —siempre que sea de forma segura y con seguros pertinentes—.

El Ministerio atacará directamente a las personas ejerciendo esta profesión, de forma dura y directa.

Que las personas que contraten o facturen en nombre propio la prestación de servicios careciendo de autorización, aunque no los presten por sí mismos, incurrirán en una infracción muy grave sancionable con multa de 4.001 a 6.000 euros, que podría aumentar hasta 18.000 en caso de reiteración.

No existirá paz en este negocio mientras el sector del taxi tenga el poder que tiene en el transporte, de la misma forma que las empresas como Uber no entiendan que al menos en España, sin un seguro de responsabilidad civil, su servicio UberPop no es viable.