Minero de bitcoins controló por un momento el 51% del poder de procesamiento de la red

Minero de bitcoins controló por un momento el 51% del poder de procesamiento de la red

Entre los ideales que fundan la criptomoneda está el que nadie debería controlar mayoritariamente el poder de procesamiento de la red que verifica las transacciones.

La idea detrás de las bases del Bitcoin cuando fue ideado por Satoshi Nakamoto en 2009 es que sea un mecanismo para enviar dinero “sin pasar a través de una institución financiera“, donde para evitar el doble-gasto (estafa que consiste en utilizar dos veces una misma moneda) se recurre a una enorme red de terceros (los que realizan minado de bitcoins) que verifican las transacciones, sin que ninguno de éstos tenga un poder significativo por sobre sus pares para así evitar los problemas que un ente central administre el bitcoin (como por ejemplo un Banco Central).

Debido al alto poder de procesamiento necesario para verificar transacciones en bitcoin (y que son premiadas con 25 bitcoins), los ideólogos de la moneda digital estimaban que probablemente nunca iba a existir un solo ente que realizara minado de bitcoins, y que tuviera la mayoría del control por sobre la red de nodos generadores (computadores) que verifican las transacciones. Y por lo que parece se equivocaron…

Esto es porque por primera vez en los cinco años de historia del Bitcoin, una sola entidad fue la responsable de más de la mitad del poder de procesamiento total de la red que verifica las transacciones por ciertos periodos de tiempo. Un evento que si persiste en el futuro podría afectar la estructura descentralizada de la criptomoneda.

(CC) zcopley

Según investigadores de la Universidad de Cornell, GHash (quienes se autodefinen como “La Minería en Grupo de Bitcoin #1”) contribuyó con más del 51% del procesamiento de funciones hash criptográficas en múltiples ocasiones y hasta por 12 horas continuas, lo que ha causado preocupación porque un ente con ese nivel de poder por sobre la red que verifica las transacciones podría, por ejemplo, tener la habilidad de realizar doble-gasto, o en el peor de los casos realizar un ataque DDoS contra toda la red Bitcoin.

Si bien no hay evidencia alguna de que GHash (que además es un ente anónimo) haya realizado una acción de esta naturaleza, tan solo la posibilidad de que se debilite el ideal del Bitcoin: Que no haya un ente central controlando las transacciones, preocupa a muchos. Según los académicos:

Al final no hay motivo alguno para confiar en GHash o cualquier otro minero. Las personas en posiciones de poder son reconocidas por abusar de éste. Un grupo con un historial así acaba de superar la barrera psicológica del 51%: Esto no es bueno para el Bitcoin.