Microsoft se opone a fallo que amplía capacidades de vigilancia de EE.UU.

Microsoft se opone a fallo que amplía capacidades de vigilancia de EE.UU.

La medida permitiría al gobierno estadounidense solicitar datos de usuarios extranjeros.

En abril de este año, un juzgado estadounidense ordenó a Microsoft que entregara información relacionada con el correo electrónico de uno de sus usuarios. La particularidad del caso es que la información se encontraba almacenada en Dublín, Irlanda, por lo que la empresa opuso resistencia. No obstante, el gobierno estadounidense ha insistido en su postura.

De acuerdo con AP, Microsoft continúa pensando que el gobierno estadounidense no debería tener derecho a disponer de los datos de sus usuarios que se encuentran almacenados en países extranjeros. Apple, Cisco y Verizon comparten su postura, todas ellas pensando en el Cloud Computing.

En su momento, Microsoft compartió con FayerWayer su visión, que se inclina por la existencia de un marco legal  de protección de datos armonizado a nivel internacional. Esto facilitaría la existencia de diversos centros de datos instalados en distintas localidades, uno de los aspectos que mejoran al Cloud Computing. Por eso no coincide con el planteamiento del gobierno estadounidense en torno a la recolección de datos de los usuarios:

En el transcurso del año pasado, Microsoft y otras compañías tecnológicas estadounidenses nos hemos enfrentado a la creciente desconfianza y preocupación por nuestra capacidad para proteger la privacidad de la información personal ubicada fuera de Estados Unidos. La posición gubernamental en este caso erosiona dicha confianza y en última instancia erosionará el liderazgo de las compañías tecnológicas estadounidenses en el mercado global.

Es positivo que, al menos por el afán de hacer crecer su negocio, empresas como Microsoft se manifiesten en contra de los intentos gubernamentales por exceder su poder. Por esto es comprensible que otras firmas se hayan sumado a esta postura. Apple, por ejemplo, estaría sujeta a las mismas reglas con los servidores de iCloud.

Verizon, que es otra de las empresas que apoya a Microsoft, ha expuesto en un documento enviado a la corte su preocupación por el impacto que tendría el fallo en la reputación de las firmas tecnológicas estadounidenses:

El fallo tendría un enorme impacto negativo en los negocios internacionales de las empresas estadounidenses, en las relaciones internacionales y en la privacidad.

En pocas palabras, estas empresas consideran que el daño que han sufrido tanto su imagen como su credibilidad ha sido lo suficientemente grande como para admitir conductas invasivas por parte del gobierno de Estados Unidos. En todo caso, se preocupan por la confianza de los usuarios de Internet porque sin ella, el potencial del Cloud Computing se vería francamente disminuido.