Lo que no quiero ver en el E3 [NB Opinión]

Lo que no quiero ver en el E3 [NB Opinión]

Perdone lo amargo.

Cuando el próximo lunes comience la conferencia de Microsoft, será también el momento en que el E3 diga “comenzamos”. Con ello comenzará el desfile de tráilers, presentaciones y agregados infaltables en esta fiesta de celebración que se ha establecido como “la más grande de la industria”.

¿Acaso no lo es? Efectivamente sí. El Tokyo Game Show dejó su lugar de importancia hace años, y Gamescom todavía es un mini E3.

Este E3 2014 es el primero de una nueva generación ya establecida por completo, con tres consolas en la calle. Por lo mismo, es también el momento en que las expectativas están centradas en los productos de software (juegos) y no en el hardware (consolas, periféricos y que se yo). Los juegos se deben tomar el estrellato y espero que así sea.

Normalmente no me emociono demasiado por anuncios en general; no soy de los que grita en las conferencias ni aplaude desaforado con un anuncio tipo PlayStation 2013. Por otra parte, los anuncios importantes ya se hicieron y es el momento de ver esos juegos interesantes en el papel/tráiler como productos demo que al menos se puedan jugar por cinco minutos.

Sí, hay varias cosas que quiero ver (Nordic Games y Deep Silver tienen un par de nombres bien interesantes bajo la manga), pero también hay cosas que espero no sucedan. Como por ejemplo:

Un nuevo caso DriveClub

El año pasado lo pude jugar en la feria y se sentía como un buen heredero de Project Gotham Racing 4. Algo pasó en el camino y la experiencia social causó estragos en su desarrollo, al punto de retrasarse casi un año. DriveClub es a día de hoy una incógnita y no pocas voces ya han expresado desconfianza por lo que se viene. Hubo cambio de director en el camino.

Con toda seguridad el juego se podrá jugar en el booth de Sony y yo dudo que el producto termine siendo desastroso, pero también espero que no se repita la historia. Eso sí que sería un desastre.

El Nexus de regalo

Esto no sucedió en un E3, pero vale la pena comentarlo porque Watch Dogs está en la calle y la situación se hace aún más fea. Hace algunos meses atrás, Ubisoft invitó a un grupo de medios a cubrir un evento sobre Watch Dogs, y le regaló a cada periodista un tablet Nexus.

Antes de seguir, debo confesar que yo también he aceptado souvenirs de cortesía y otras cosas que de poca utilidad son a la hora de realizar el trabajo. Confieso que voy preparado para la avalancha de llaveros, pins, camisetas y todo lo que se puede conseguir gratis o como “atención de la casa”. Pero un aparato del precio de un tablet y que poco y nada tiene que ver con la cobertura de un evento como E3 es a todas luces un exceso.

Por otra parte, la pregunta cae de cajón: ¿Para que querría Ubisoft regalar Nexus? Watch Dogs ya salió a la venta. Muchos sabemos como es el juego. Difícil no pensar mal.

Humoware

El término bien podría aplicarse a todo título que se anuncie con un tráiler, se “venda” como una cosa, y finalmente termine siendo nada. O en el mejor de los casos, diferente a lo que se sugiere. The Last Guardian, The Order, Watch Dogs, Battlefield 4, NBA Live, demostraciones en vivo para Kinect como la de Star Wars… la lista es interminable.

Personalidades molestas

El año pasado Microsoft hizo noticia por todas las razones equivocadas. Fallaron al leer lo que la gente quería y eso desembocó en una vuelta carnero de proporciones olímpicas al poco tiempo post feria.

Sin embargo, y en su afán de defender lo que hasta ese momento era la “visión de Xbox One”, el conocido Major Nelson protagonizó un bochornoso incidente como el también conocido Angry Joe. El youtuber en cuestión no es santo de mi devoción (y de hecho, pocas veces estoy de acuerdo con sus opiniones), pero aún así nadie puede arrebatar un micrófono ante una pregunta incómoda. Tal como lo hizo Larry Hryb.

Lo más gracioso de todo fue que la “sugerencia” que hizo reaccionar a Major Nelson se implementó a la semana después.

Nintendo en versión Wii Music

Iwata, Reggie y Miyamoto llevan años en entredicho gracias a Wii U y asociados. Sin embargo, pienso que el punto más bajo de Nintendo en un E3 ha sido la presentación de Wii Music en 2008.

Una industria saludable necesita a Nintendo mostrando productos tangibles. Es la hora de la segunda camada de juegos para Wii U, es la hora de un Zelda como corresponde, tal vez un Mario Galaxy 3 o un hit por el estilo.

Wii Music nunca más.

Booth Babes

Al respecto solo diré que, por muy eye candy que sean, la sola presencia de las señoritas significa que los medios y los consumidores siguen siendo un grupo de babosos inmaduros.

Voy preparado para caminar por varias horas y hacer filas interminables que duran el triple de una demo. Por ende, cualquiera que esté en el recinto sin hacer nada más que pararse inmóvil aceptando fotos y agrupando gente a su alrededor, estorba. Perdone lo amargo, pero así es.

Epílogo

Escribo esta columna en una sala de espera de un aeropuerto en camino a Los Angeles y E3. Mi laptop tiene un autoadhesivo de Rockstar Games que me regalaron en un viaje de prensa y que, hasta donde se, no es posible conseguirlo de otra forma.

Hay un niño que hace rato me mira con cara de curioso. Se acerca y se produce el siguiente diálogo:

– Niño: ¿De dónde sacaste el logo de Rockstar?
– Yo: Me lo regalaron.
– Niño: Aaaah, es que soy fanático de los juegos de Rockstar. Me encanta la saga GTA, me terminé GTA V enterito.
– Yo: ¿Y cuántos años tienes?
– Niño: 11.
– Yo: Entonces tu no deberías estar jugando GTA.
– Niño: (encogiéndose de hombros y con cara de incomodidad) Ah si no importa, total yo no hago cosas malas. No como otros que sí.

Historias de E3.