"El internet de las cosas", explicado para todos

"El internet de las cosas", explicado para todos

Desde una lámpara conectada a tu automóvil que se conecta con otros automóviles.

Seguramente habrás escuchado más de una vez el término “el internet de las cosas”. Lo hemos usado mucho en FayerWayer, lo habrás leído en multitud de artículos en internet, pero seguramente mucha gente se seguirá preguntando qué es exactamente “el internet de las cosas”.

El primer problema al que nos encontramos es que el llamado “internet de las cosas” es una traducción literal de “The internet of things”, quizá en español deberíamos llamarlo “internet en todas las cosas”. Esa es la básica con la que te tienes que quedar.

Entonces, ¿qué es exactamente el internet de las cosas?

Piensa en tu lámpara, es un elemento estático que tiene dos funciones, encendido y apagado. Con el internet de las cosas podemos lograr que esa lámpara esté conectada a internet para poder controlarla remotamente. ¿Qué interés puede tener esto para tí? Aunque parezca que nunca necesitarás en tu vida que una lámpara esté conectada a internet, piensa como pensábamos igual de los teléfonos.

En este ejemplo, una lámpara conectada a internet puede permitir que cuando llegues a tu casa de noche, tengas una luz encendida unos minutos antes de que entres por la puerta, o que puedas encender remotamente para que parezca que hay alguien en casa.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=mqp8_ROAIJY[/youtube]

El internet de las cosas se puede usar en muchos objetos cotidianos que antes simplemente eran elementos de encendido y apagado. Nest logró que Google adquiriese la empresa gracias a que inventaron un termostato que regula la calefacción de forma remota. En España existe momit Smart Thermostat, quien ha creado un termostato inteligente muy similar. En el aire acondicionado conocemos sistemas como Sensibo o Tado, servicios muy similares que te permite controlar de forma remota tus equipos compatibles con control remoto.

El control de la iluminación y de la temperatura de tu hogar es solo un paso, no solo electrodomésticos o elementos en tu casa. Imagina que también los automóviles pueden tener conectividad a internet y comunicarse entre sí, informando a los automóviles que vienen por detrás de incidencias, conectándose a un control de tráfico que les permite conocer en tiempo real problemas en carreteras y calles.

¿Quién está encendiendo mi lámpara?

El internet de las cosas no está exento de riesgos. Todo está comunicado, todo está interconectado, por lo tanto, todo está en riesgo por posibles fallos de seguridad.

Sería muy ingenuo esperar a que todo lo conectado a internet sea infalible, ya lo hemos comprobado con fallos como Heartbleed. Por lo tanto no es descabellado que un problema de seguridad en algún servicio de domótica permita, en el peor de los casos, dar acceso a otras personas para controlar tus dispositivos. De nuevo, en el peor de los casos.

¿Significa esto que es el internet de las cosas algo inseguro? No, pero nunca se podrá garantizar el 100% de fiabilidad de que un servicio conectado a internet lo sea.

¿Cuál es verdadero beneficio de tener todo conectado?

En realidad el mayor beneficio que se puede conseguir no es tener todo el control desde tu smartphone, va más allá. Se trata de que al tener todo conectado podrás tener una serie de información con la que antes no contabas y con la que puedes hacer mejores decisiones. Métricas, esa es la palabra clave.

Si todas tus lámparas e iluminación está conectado a internet, el proveedor de este servicio te puede dar unas estadísticas de tiempos que tienes conectado las luces, además del consumo. Se pueden generar mejores horarios en los que tener la luz encendida. De la misma forma sistemas de calefacción o aire acondicionado, de limpieza, electrodomésticos…

La belleza de tener analíticas y estadísticas de uso de todos tus productos es que estudiándolas puedes conseguir ahorrar dinero y optimizar su vida. En el caso de tu automóvil, puedes lograr tener mejor información de cambios de rutas de última hora, incluso de si un automóvil de misma marca y modelo ha conseguido mejorar su rendimiento gracias al combustible de una marca en concreto.

Las posibilidades de tener todo conectado son inmensas y también las implicaciones.