El creador de Flappy Bird va contra sus clones

El creador de Flappy Bird va contra sus clones

Aunque se convirtió en un éxito y es fácil de replicar, quiere acabar con los clones de su juego.

No fue exagerado llamar a Flappy Bird un fenómeno de masas. Millones de descargas “por sorpresa” y muchísimo dinero en ingresos para su autor, por un juego simple pero adictivo. Seguramente una de las nuevas fórmulas de éxito que hemos visto repetido en otros juegos y clones.

Quizá sea el dinero, quizá sea la fama, quizá sea ver su trabajo clonado una y otra vez, el creador de Flappy Bird, está en guerra con los clones de su juego. Y va en serio, parece que creadores de clones para Android y para iOS están recibiendo peticiones para eliminar sus clones.

Este juego infringe nuestros derechos de autor por el personaje de nuestro famoso juego Flappy Bird.

El juego que creó Dong Nguyen no es precisamente el más original del mundo. Muy similar al mundo de Mario Bros. y con una dinámica que quizá ha logrado perfeccionar a la mínima expresión, ha sido muy replicada. De ahí a pedir que todos los clones sean retirados, hay una gran diferencia.

Juegos como Duck Run, un clon que cambia el pájaro por un pato y cambia los colores de los elementos del juego ha sido uno de los que se les ha pedido sea retirado. ¿Se puede considerar un plagio o una infracción de copyright si se cambian los elementos? ¿Está bajo copyright la dinámica del juego?

Flappy Bird desapareció el pasado febrero, con una vaga promesa de volver el próximo agosto con un modo multijugador. Pero la facilidad del juego ha permitido que se creen tantos juegos similares, que hasta se puede lanzar un nuevo lenguaje de programación y a las pocas horas tener un clon, como pasó con el lenguaje de programación Swift, a las pocas horas ya existía un repositorio con las fuentes del juego.

Foto (cc) Jeff