Dron antidisturbios dispara balas de gas pimienta

Dron antidisturbios dispara balas de gas pimienta

Este aparato pretende tomar un papel activo en el control de manifestaciones.

Te comentamos a inicios de este año sobre el controversial uso de drones con fines policiacos. En ese artículo, se destacó que el apoyo en la vigilancia y monitoreo de zonas conflictivas con estos dispositivos voladores era la principal tarea con la que se pretendían utilizar a dichos aparatos. En ese caso observamos un comportamiento pasivo en cierta medida en el uso de estos gadgets por parte de las autoridades.

Ahora, una compañía sudafricana lanzará un dron con el que se pretende tomar un papel activo en manifestaciones y disturbios. El Skunk Riot Control Copter es el siguiente paso en materia de tecnología de drones para el control de motines.

Este dron es un elaborado sistema de defensa desarrollado por la empresa Desert Wolf que sobresale por ser capaz de disparar balas de goma, pintura y cápsulas con gas pimienta. Luces estroboscópicas, lasers cegadores (!) y un sistema de altavoces para lanzar advertencias a la gente en conflicto acompañan al Skunk.

El Skunk se manipulará con dos personas desde una estación remota. Una persona servirá para pilotar el dron y otra tendrá el mando de las funciones de ataque. Una cámara de alta definición y otra con visión térmica montadas en el cuerpo del dron facilitarán el vuelo y control de este artefacto.

Este dron tiene un costo aproximado de USD $46,000.

Si bien es una medida que podría ayudar a los grupos antimotines para controlar las manifestaciones a distancia, su uso podría resultar en brutalidad policiaca y en la vulneración de derechos.