Xbox One, parte dos [NB Opinión]

Xbox One, parte dos [NB Opinión]

El nuevo precio comienza el mismo día de la presentación de Microsfot en E3. ¿Coincidencia? Claro que no.

Los recientes anuncios de Microsoft sobre Xbox One son ni más ni menos que el último clavo del ataud de la Xbox One.

Obviamente, hablo de la “Xbox One 1.0”, aquella que pomposamente presentó Don Mattrick el año pasado y que recibió un repudio generalizado (excepto por tres o cuatro personas que hasta lanzaron una petición defendiendo sus políticas de uso). La consola, la conexión a internet y Kinect unidos y atados en una trinidad perfecta.

Que esa trinidad ya no exista es una muestra de lo que Phil Spencer entendió como vital para remontar la “competencia next-gen”. Y quizás más relevante, para cambiar la imagen negativa que rodeaba a Xbox One, que en parte se “blanqueó” con la eliminación de la conexión obligatoria. Pero no era suficiente.

Spencer y su equipo parecen estar haciendo, ahora sí, las cosas bien. El público demanda opciones y desde junio será justo decir que Xbox One brinda una alternativa de verdad. Su compra dejará de lado la justificación de “no me gusta mucho lo que rodea a la consola, pero quiero sus juegos”; a grandes rasgos, la diferencia con PlayStation 4 se reduce a los exclusivos y a su capacidad técnica.

Más importante que todo, la nueva estrategia de alguna manera refuerza el compromiso de Microsoft con la división de Xbox. ¿Será esta una señal definitiva de que la compañía no va a deshacerse del “entretenimiento”? Probablemente sí, aún cuando cada cierto tiempo los temores refloten. Pero ese será tema de otro día.

La segunda parte del año se prevee muy atractiva para Xbox One y la industria en general, comenzando con el E3. El nuevo modelo se comenzará a vender el mismo día de la conferencia de Microsoft, algo que definitivamente no es producto del azar. Luego, en septiembre llega el lanzamiento en nuevos mercados y si la compañía juega sus cartas de buena manera, algunas cosas podrían empezar a cambiar. Todavía es prematuro para decirlo con certeza, pero todo indica que la elección de Phil Spencer como jefe máximo de Xbox fue un acierto absoluto.

La Xbox One es -ahora sí, a un año de su presentación- una “verdadera consola” con interesantes opciones extra de entretenimiento; no al revés, como quiso hacer creer Don Mattrick. Así le fue (a la consola y a él).

Posdata: Peter Molyneux, ese visionario.