No estamos preparados para contactar con una inteligencia extraterrestre

No estamos preparados para contactar con una inteligencia extraterrestre

Así lo aseguró un investigador español debido al gran desconocimiento de la población sobre el cosmos y las consecuencias religiosas.

En estos momentos el proyecto de Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre, más conocido como SETI (Search for ExtraTerrestrial Intelligence), se encuentran no solo buscando señales alienígenas, sino que también enviándolas desde la Tierra para ser detectadas por posibles civilizaciones extraterrestres.

Sin embargo, y tal como ya lo advirtió Stephen Hawking, quizá ser encontrados por una inteligencia extraterrestre no sería lo mejor para nuestra especie.

Esto fue motivo de análisis por parte del neuropsicólogo Gabriel G. de la Torre de la Universidad de Cádiz, quien ha participado en proyectos de psicología espacial de la Agencia Espacial Europea, y que se preguntó si estamos preparados para tener un contacto con una inteligencia extraterrestre.

Según el académico, y en base a un simple experimento al enviar un cuestionario a 116 estudiantes universitarios de EE. UU, Italia y España con preguntas en torno a sus conocimientos de astronomía, su grado de percepción del entorno físico, su opinión sobre el lugar que las cosas ocupan en el cosmos, así como cuestiones de tipo religioso y la probabilidad de contacto con extraterrestres, la respuesta sería “no”.

La humanidad, como especie, no estaría preparada para contactar una civilización extraterrestre pues faltarían muchos conocimientos astronómicos y preparación por parte de la gente común. Según de la Torre:

Este estudio piloto viene a demostrar que el conocimiento que el público general de cierto nivel educativo tiene del cosmos y de nuestro lugar en él es aún escaso, por lo que se debe promover más una consciencia cósmica —donde nuestra mente sea cada vez más consciente de la realidad global que nos rodea— a través de la mejor herramienta de la que disponemos: la educación. En este sentido, nos hace falta un nuevo Galileo que abra este camino.

Entre los flancos más débiles como especie, el académico afirma que la mayoría de la gente juzga estos tipos de temas según su creencia religiosa, sin embargo “no deberíamos basarnos en referentes morales de pensamiento, ya que estos patrones están muy influidos por la religión. ¿Por qué unos seres más inteligentes deben ser ‘buenos’?

Finalmente, el académico considera que este asunto no debería ser monopolizado por un puñado de científicos, pues “realmente se trata de un tema global con un fuerte componente ético en el que participamos todos“.