Google hace fácil "olvidar" en Europa

Google hace fácil "olvidar" en Europa

Un formulario y burocracia de por medio, permite eliminar resultados en el buscador.

En un caso sin precedentes, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea sentenció en mayo que Google debía eliminar resultados si había personas no querían aparecer indexadas en ellos. El llamado derecho al olvidoiniciado en España, logró hacerse fuerte al obligar al buscador a reaccionar.

La realidad es que, al poco de ser conocida esa sentencia, el buscador ya está recibiendo peticiones para eliminar contenido. Esto ha abierto una gran brecha sobre la neutralidad del buscador, ya que se trata de una herramienta que busca en páginas de internet. La lógica nos dice que deberían ser esas páginas las que retiren el contenido para que Google deje de indexarlos, pero la justicia europea no lo ha visto de esta forma.

Google ya ha dispuesto un formulario para ejercer el derecho al olvido en Europa. Este formulario se puede usar exclusivamente por residentes europeos y se supone hace “más sencilla” la eliminación, aunque esto será un trabajo manual que Google deberá revisar caso a caso.

El formulario pide datos como nombres y apellidos, dirección de email, una identificación con fotografía europea, explicar el motivo por el que una URL debería ser eliminada o censurada del buscador o por qué el resultado de búsqueda es irrelevante, inapropiada o está desactualizada.

Una vez que haya enviado este formulario, podremos reenviar su solicitud, junto con información complementaria, a la autoridad de protección de datos pertinente, así como informar al webmaster en cuestión cuyo contenido se retire de los resultados de búsqueda a consecuencia de su reclamación.

Google se cubre las espaldas burocráticamente para eliminar información del buscador. No sólo debes rellenar un formulario explicando convenientemente cada caso concreto, si no que informarán a las autoridades de protección de datos de cada país en el caso de llevarse a cabo una censura. Incluso, podrían contactar con el responsable de la web a censurar para que pueda discutir la retirada.

Esto es especialmente preocupante cuando se trata de medios de información. Cuando una noticia quizá ya no sea relevante, pero se trata de un hecho histórico, este formulario podría usarse de una mala forma, como para evitar que el nombre de una persona en concreto quede en los resultados de Google.

Por último, Google informará en los resultados que algunas páginas han sido retiradas a petición del demandante, de la misma forma que lo hacen con las peticiones de retiradas por DMCA.