Ejército estadounidense rediseña granada de humo por primera vez desde la II Guerra Mundial

Ejército estadounidense rediseña granada de humo por primera vez desde la II Guerra Mundial

El ejército deberá decidir entre cuatro alternativas menos tóxicas que la actual.

Pese a los miles de millones de dólares que el Ejército de los Estados Unidos gasta en drones, en diseños de camuflaje fracasados de USD$5.000 millones o en su versión de Iron Man, hay una tecnología que se ha mantenido prácticamente sin modificar desde que el ejército estadounidense combatía en la Segunda Guerra Mundial: La granada de humo.

El ejército informó que el Centro Bioquímico Militar Edgewood está liderando los esfuerzos para encontrar al sucesor de la Granada para Cortina de Humo HC que —en teoría— ahora debería ser un poco menos tóxica.

Esto es porque las granadas de humo del ejército han utilizado durante mucho tiempo una mezcla de óxido de cinc con hexacloroetano (HC), la que “es capaz de extraer el agua de la atmósfera y duplicar la cantidad de humo producido“, pero también generando una sustancia tóxica llamada cloruro de cinc.

El ejército estadounidense estaría ahora probando en terreno entre cuatro alternativas para reemplazar la granada de humo, por lo que en unos meses más deberíamos saber quién resultó ganador.

Una de las alternativas es libre de cinc, con una reacción química que produce una combustión un poco menor y con una gran eficiencia, entregando una nube similarmente densa a la tradicional, pero menos tóxica.

Otra alternativa es libre de hexacloroetano, y la ventaja de esta composición es que ningún ingrediente es soluble en agua, lo que reduce el riesgo de contaminar fuentes de agua.

El tercer candidato contiene una solución sólida de magnesio y aluminio, que al combinarse se quema y produce una gran cantidad de óxidos metálicos como el principal componente del humo.

Finalmente, la cuarta alternativa es una composición en base a sal de litio cuya reacción química produce una nube de humo superior, extrayendo una gran cantidad de agua de la atmósfera.