¿Cómo será la TV en 2020?

¿Cómo será la TV en 2020?

El televidente controlará la experiencia y se integrarán contenidos adicionales a la oferta que el espectador recibirá en sus pantallas.

Ericsson publicó el primer capítulo de una serie de estudios que ha denominado Game Changers, el primero de los cuales está dedicado al futuro de la televisión y la forma en que se distribuirán sus contenidos. Será un mundo de 9 mil millones de habitantes con 50 mil millones de dispositivos conectados a la red.

En la actualidad muchos consumidores ya cuentan con una experiencia muy semejante a la que, según el gigante sueco, será una realidad: la experiencia no lineal. Es decir, el formato tradicional de la TV implica encenderla y recibir contenido determinado por las propias televisoras sin mayor opción a observar, cambiar de canal o bien, esperar la hora de un programa favorito.

Las ofertas actuales de televisión por cable integran ya contenido bajo demanda y la posibilidad de observar ciertos programas a destiempo de su transmisión. Para 2020, según Ericsson la TV ofrecerá ofertas personales de contenido basado en hábitos, se podrán mezclar y escoger paquetes orientados a contenido y muchas fuentes adicionales a la TV estarán agregadas a la misma experiencia. Será una época en donde se consolidará la oferta para dispositivos completamente listos para recibir contenido en video conectados mediante la red. Que contarán con la posibilidad de observar contenidos independientemente de la ubicación del usuario. La oferta será 50 por ciento lineal y 50 por ciento en vivo, por lo cual la industria televisiva y publicitaria afín buscará nuevos modos de hacer llegar publicidad.

Hoy en día contamos sólo con guías de programas lineales como versión digital de las tradicionales teleguías y video bajo demanda como un accesorio o un servicio premium, con contenidos más bien limitados y que cambian catálogo con cierta regularidad. En 2020 la oferta para el televidente integrará contenido personalizado mediante la integración tanto de contenido en vivo, como de video bajo demanda y de contenido transmitido tradicionalmente. Hoy en día en los televisores inteligentes es posible agregar un tercio de pantalla para tener un feed personalizado de redes sociales. En el futuro, habrá una mayor interacción social hacia el televidente mediante juegos de azar, apuestas, contenidos inmersivos y una integración definitiva de los canales sociales de internet.

Para este panorama, las industrias involucradas en qué podamos ver contenido en la televisión deberán cambiar sus propias reglas. Desde la propia producción de contenidos, que requerirá mayor definición y abarque más experiencias acorde a como vemos la TV en la actualidad, en el que a la par de la vista en el televisor, estamos dando vistazos constantes a la pantalla del móvil. También deberán cambiar los modelos de derechos de distribución y los recursos publicitarios que permitan generar utilidades a todos los involucrados. Igualmente, hará falta la suficiente infraestructura tecnológica que se adapte a las condiciones de consumo de datos para presentar contenidos de forma rápida.