Presidente de GitHub renuncia tras escándalo por sexismo

Presidente de GitHub renuncia tras escándalo por sexismo

Después de las acusaciones hechas por Julie Ann Horvath, Tom Preston renuncia.

Uno de los episodios más polémicos del mundo de la tecnología en los últimos meses, es el sucedido con GitHub. El día de hoy se anunció que Tom Preston-Werner, cofundador y presidente de la plataforma de desarrollo colaborativo, renunciaba a la empresa, a pesar de que la investigación interna sobre acoso no había arrojado resultados que lo inculparán a el o a su esposa, de las acusaciones que Julie Ann Horvath hizo a mediados de marzo a través de su cuenta de Twitter y en medios como TechCrunch.

Chris Wanstrath, cofundador y actual CEO de GitHub, publicó un post donde explicaba que aunque no se encontraron evidencias que soportarán las acusaciones hechas contra el ahora expresidente de la empresa, reconoce que hubo errores y que en el afán de mejorar el ambiente para quienes son parte de GitHub, se harán mejoras en cuestión de Recursos Humanos, y habrá capacitaciones para que las preocupaciones o quejas de los empleados sean atendidas apropiadamente.

Si bien este escándalo levantó diversas opiniones, Julie dijo que más allá de generar controversia o llamar la atención, lo que ella buscaba era dar a conocer las situaciones a las que se enfrentaba por el hecho de ser mujer, y que incluso, llegaron a afectar su trabajo dentro de la empresa, ya que el acoso que sufría no solo era por parte de Preston-Werner, sino también de su esposa, de quien incluso se dijo que a pesar de no ser empleada de GitHub, aparentemente tenía acceso a las conversaciones de los empleados, así como poder en la toma de decisiones de la empresa.

Al tiempo que se daba a conocer la renuncia de Tom Preston, este publicaba un comunicado en su blog en donde explica las razones para dejar su puesto en GitHub y afirma que ni el, ni su esposa Theresa, cometieron discriminación o acoso laboral, pero que debido a toda la atención que ha generado el tema y que se ha vuelto una distracción tanto para el como la compañía, ahora se dedicará a trabajar en el área de realidad virtual inmersiva.

 

Si bien este episodio causó mucho ruido -sobre todo por la forma en que se dio a conocer-, no podemos dejar de lado el hecho de que la disparidad de género dentro de la industria tecnológica es aún muy grande, y que es muy posible que haya más casos como el de Julie Ann sin mencionarse. Iniciativas como Passion Projects -de la misma Horvath-, Women 2.0 o Startup Weekend Women, pretenden crear un ambiente más equitativo, donde las mujeres participen activamente y se deje de lado la idea de que todo lo relacionado con la industria tecnológica es liderado por hombres, y con ello tal vez abrir la conversación sobre temas como el acoso o la discriminación en el área laboral.

Link: Tom Preston-Werner