Microsoft: Memoria ESRAM de XBox One hace posible juegos a 1080p/60 FPS

Microsoft: Memoria ESRAM de XBox One hace posible juegos a 1080p/60 FPS

por

ESRAM es perfectamente capaz de manejar los requisitos de ancho de los juegos de nueva generación.

Desde su lanzamiento en noviembre del año pasado, la consola Microsoft XBox One ha recibido algunas críticas por sus especificaciones en apariencia inferiores a las de la consola rival Sony PlayStation, factor que ha originado que inicialmente algunos pocos juegos para XBox One no tengan soporte a la resolución Full HD 1080P (usan escalado a 1080P).

Muchos atribuyen la situación anteriormente descrita, al menor ancho de banda con el que cuenta XBox One en relación a PlasyStation 4 en su controlador de memoria unificado integrado (DDR3 en XBox One vs GDDR5 en PlayStation 4), el que les causaría algunas adversidades a los programadores al elaborar juegos XBox One que sean capaces de ofrecer una resolución 1080P a 60 cuadros por segundo.

Microsoft afirma que estos temores son infundados, pues adicionalmente a sus 8GB de memoria DDR3, XBox One incorpora 32MB de memoria ESRAM de alto rendimiento, diseñada justamente para ayudar a eliminar las limitaciones de ancho de banda de los juegos, permitiendo que estos ofrezcan una gran experiencia 1080P/60 FPS.

Los 32MB de memoria ESRAM son de uso exclusivo para el GPU AMD Radeon “Graphics Core Next” con 768 shader processors integrado en el APU de XBOx One (el CPU AMD óctuple núcleo del APU no es capaz de acceder a la memoria ESRAM), actuando como un muy veloz sistema de almacenamiento intermedio, ofreciendo un ancho de banda entre 2 y 10 veces mayor que el de la memoria principal (DDR3) de la consola.

ESRAM es muy útil para los desarrolladores de juegos XBox One, pues pueden usarla para almacenar objetos gráficos de alto consumo en ancho de banda, como por ejemplo los vehículos en un juego de carreras de autos, dejando los objetos que no requieren mucho ancho de banda (como los paisajes y el cielo) en la memoria principal.

Microsoft añade que la copia de datos desde la memoria ESRAM hacia la memoria principal, es prácticamente inmediata, pues esta labor es realizada por la unidad de hardware dedicada “DNA Engine”, la que ahorra capacidad de procesamiento y ancho de banda al APU, eliminando los cuellos de botella que limitan el rendimiento gráfico.

En conclusión, futuros y actuales juegos podrán ejecutarse a 1080P/60 FPS en XBox One (los juegos ya lanzados posiblemente vía parches), mientras los desarrolladores de juegos adquieren experiencia aprovechando las muchas posibilidades de la memoria ESRAM de alto rendimiento de XBox One.

Link: WCCF Tech.

También pueden comentar en nuestro foro.