Implementando procesos libres en la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México

Implementando procesos libres en la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México

José María Serralde explica cómo se han adoptado gradualmente licencias y software libre en los procesos de la orquesta.

La Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México (OFCM) es una agrupación musical importante en México y América Latina. Con ella han colaborado destacados músicos como Narciso Yepes o Leonard Bernstein. Dependiente de la Secretaría de Cultura de la capital, está migrando gradualmente sus procesos digitales hacia licencias y software libre. José María Serralde, compositor, músico, pianista y colaborador de la OFCM en este rubro, narra cómo es posible que una agrupación de ese tamaño migre hacia procesos libres.

Claro, es un esfuerzo que ya lleva varios meses pero que en esencia, es posible. Sin sacrificar calidad, formalidad o seriedad, es algo que está ocurriendo bajo la dirección del maestro José Areán.

Los programas de mano, la difusión en redes sociales, la imagen y la propia página de la OFCM están construidos en software libre. Algunos de sus procesos multimedia como la producción de video, están editados bajo programas no privativos y en equipos que corren bajo Linux, y distribuidos bajo Creative Commons. El diseño de sus portadas tiene las mismas características. El mismo Serralde ocupa software libre en sus procesos escénicos (producción y edición de imágenes, control de luces, grabación de audio) Recuerdo que cuando conocí a Chema, me presumió que con su laptop IBM de modelo no reciente, podía controlar por completo el proceso escénico de una ópera. No exagera.

FayerWayer: ¿En qué consiste el proyecto?

Lo que estamos haciendo desde hace un año es empezar a crear una campaña creativa de generación de imágenes, de audios, digamos objetos culturales que tuvieran la posibilidad de hacer una mediateca. En otro momento, constituir los objetos para medios digitales para redes sociales o para lo que se preste. Algo que está cambiando todos los días. Al término de un año parece que va caminando.

FayerWayer: ¿Cómo inició la implementación?

La única posibilidad de que un proyecto cultural arrancara con una mirada digital tenía que contemplar este ámbito cultural, a la pedagogía de producción en colaboración. No hay institución cultural que pueda costearlo. Me parecía que para arrancar un proyecto de miradas digitales para la OFCM, que no tenía una identidad, tenía que acudir a la comunidad misma. Y la comunidad no sólo como la Ciudad de México, sino a partir de las ideas del mundo. Por eso el principio fue ‘vamos a abrirnos’. Abrirnos, no sólo como objetos culturales, sino a nivel de creación de todos nuestros objetos para que estén a disposición de quien quiera recrearlos, remezclarlos, reutilizarlos, o lo que sea. Por supuesto es uno lío conciliar los derechos autorales vigentes, sobretodo los patrimoniales. Pero en medida de lo posible hay mucho material que puede ser de divulgación y entregado a la comunidad como sea necesario. Una vez montados en eso necesitábamos acudir a licencias permisivas licencias libres como Creative Commons para licenciar contenido y sobre todo, reutilizar contenidos de los demás.

(cc) – Jose Serralde

La imagen semanal de la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México está construida con una imagen con contenidos y momentos históricos y referentes a las obras y a elementos muy de la ciudad. De haber comprado una galería o un acceso a un stock como Corbis también implicaría un presupuesto, y que a mi modo de ver, no debe destinarse dinero para eso. Creo que al contrario. Si estamos beneficiando a una comunidad a nivel creativo, ¿por qué no darle a la orquesta una imagen accesible, más vinculada a la comunidad?. Entonces acudimos a este acervo delicioso que es Wikimedia Commons.

En coordinación con José Areán estamos creando video, audio, y objetos digitales, las portadas de los programas semanales, las portadas de los discos, en fin, objetos digitales. Algunos retribuidos a la comunidad como clip art, o micro contribuciones a Wikipedia. Cositas que pueden ir surgiendo de lo que creamos y que devolvemos a la comunidad que nos ha previsto. La remezcla es parte de la difusión de la Filarmónica.

La página que está construyéndose está construida en bases libres. La producción audiovisual está hecha en software libre. El diseño está hecho con software libre.

FayerWayer: ¿Por qué elegir estos modelos?

Yo soy absolutamente de la idea de que no hay un flujo libre de los productos de la cultura sin la tecnología abierta. No existiría una Wikipedia perfecta sin estar fundada en bases abiertas. Es algo que aplicamos en la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México. Es arduo pero estamos operando así.

El racional de Serralde para la implementación de dichos procesos  se ajusta a los principios de un gobierno abierto. “En mi modo de ver cuando hay fondos públicos esto es obligatorio. El único beneficio que tiene el proyecto es el público. La delicia de los bienes comunes, en este caso culturales, es que su inversión y reinversión es automática y que el interés público es su único punto de atención. Cuando hay fondos públicos invertidos en proyecto, soy de la idea es que es criminal pensar en modelos distintos al de la cultura abierta”.

FayerWayer: A tres décadas de software libre, ¿es posible implementar una producción musical con estas herramientas?

Se puede. Las herramientas más socializables están por desarrollarse. Pero en 2014 estamos equipados para quien está acostumbrado a la investigación y al desarrollo de la solución. Para quienes no esperamos que venga una empresa benevolente que nos dé como a Prometeo el fuego. Se puede hacer fuego con dos piedras, con un encendedor, ¡o con un lanzallamas!.

(cc) Uno de los diseños hechos a partir de remezcla con software libre. Diseño: Arturo Rivas, Concepto: José María Serralde

Hay un impedimento muy claro. Las empresas obstaculizarán hasta donde les sea posible que el conocimiento de formatos, codecs, empaquetadores, software de edición pero sobre todo de hardware de cámaras de video, de iluminacion en vivo (…) La producción de eventos en vivo con software libre está en su mejor momento, muy saludable. Hay comunidades divididas, pero eso es natural pero hay soluciones que están confluyendo. Es un hecho que hay monopolios en la producción audiovisual. Me refiero al caso específico de Avid, que pulveriza empresas para comprarlas a semejanza de Microsoft. Son excelentes laboratorios pero tienen esta mirada ruin hacia la industria de patentes. En medida que no se combata esta cuestión de patentes, quedaremos a la zaga. También hay un problema que las empresas de software privativo están basando sus soluciones en software libre. Hay monopolios y oligopolios, aunque no por ello dejaremos de trabajar.

José se siente emocionado porque la Filarmónica el uso de herramientas libres haya prosperado. “Tiene que ver con un cambio generacional con quien toma las decisiones (…) Es una generación nueva que han llegado a la tecnología de una manera distinta y que no les es ajena”. Aunque, “nunca se puede cantar victoria en esto porque realmente estamos haciendo contracultura”, afirma.