Dark Souls II [NB Labs]

Dark Souls II [NB Labs]

La pasada generación recibe uno de sus juegos más difíciles.

Plataformas: PlayStation 3 (analizada), Xbox 360, PC
Desarrollador: From Software
Distribuidor: Bandai Namco

Morirás. Mucho. Muchísimo.

Existe una frase que describe lo que deberás hacer en Dark Souls II para disfrutarlo enteramente: “Sigue adelante y no te detengas”.  No importa lo que se te ponga enfrente, deberás seguir adelante sin mirar atrás.

Si eres alguien que ha dedicado su tiempo a la serie Souls te darás cuenta que Dark Souls II te entrega esa experiencia enigmática, macabra y misteriosa que tiene de etiqueta esta famosa saga de los desarolladores de From Software. Puede que no se sienta tan revolucionario como sus dos predecesores pero Dark Souls II se caracteriza por tener cambios pensados de manera correcta que te pueden entregar una experiencia tan sustanciosa como los anteriores, incluso con más elementos.

El primer y más sobresaliente cambio es que por primera vez en la franquicia existe una cierta coherencia en la historia. Puede que su estructura dependa demasiado del espectador pero existe un marco sólido que te dará el contexto necesario para entenderla.

Para facilitar la inmersión en la historia, Dark Souls II presenta un mundo con muchos elementos. La diferencia principal es que no te sientes como un “intruso”. Los NPC’s (personajes no jugables) te hablan con cierto tipo  de respeto. Ellos confían en ti. Los fanáticos podrán encontrar conexiones entre este juego y el primero.

Si no eres familiar con las series Souls no dejes que el título “Dark Souls II” te aleje. No es una secuela directa aunque los conocimientos de entregas previas te harán el camino un poco más fácil. Dark Souls II te avienta a un mundo lleno de peligros mortales en donde la solución a diversos objetivos que te encontrarás en el camino puede ser encontrada en pequeños detalles de los escenarios que recorres.

Dark Souls II como en sus entregas anteriores te vuelve precavido y pone mucho énfasis en la exploración cuidadosa para permanecer con vida y cuidar tus almas, la moneda de cambio del universo Souls. Muere y te convertirás en un no-muerto, estado que limita tus habilidades dentro de este mundo. Esto puede ser revertido si matas a un jefe o consumes algún ítem raro. Ahora, imagina un sufrir constante por recursos en un mundo hostil que casi no te da indicaciones. Si eres constante podrás recompensarte con un sentimiento inmenso de satisfacción.

Existen ocho clases para escoger al inicio del juego que representan el espectro usual de los RPG’s que abarcan desde los magos hasta los caballeros y espadachines. El número reducido de clases te permite enfocarte y especializarte en ciertos atributos.

Como es de esperarse, Dark Souls II no te explica casi nada del mundo y de las acciones que debes tomar para acanzar tus objetivos. Puede que esta obra, en la que ya no participa Hidetaka Miyazaki como director, sea más accesible pero definitivamente se mantiene fiel al espíritu devastador de la serie. Ahora podrás trasladarte entre checkpoints desde el principio del juego a través de los niveles de Dark Souls II. Esto permite explorar fácilmente un gran número de áreas desde el primer momento.

Casi todo lo que existe en este mundo quiere matarte y el combate está balanceado de tal manera que hasta deberás cuidarte de los enemigos que son aparentemente menos peligrosos. Cada error es castigado brutalmente y la única manera para avanzar en este juego es mostrar todas tus habilidades en cada enfrentamiento.

El combate ha sido ajustado en diferentes aspectos. En principio, ya no podrás ejecutar desde atrás a tus enemigos. Todavía se puede realizar un ataque poderoso a las espaldas de tu contrincante pero es más difícil de realizar y te vuelve más vulnerable a los contraataques. Si quieres utilizar dos armas para atacar se siente más eficiente que antes e incluso te puede hacer sentir más cómodo si tu estilo de juego es más agresivo.

Algo que funciona de manera sustancial para bajar el termómetro de frustración es la capacidad de reparar tus armas sin utilizar almas cuando llegues a una fogata. Definitivamente este elemento reduce un tanto la dificultad general.

Dark Souls II también permite tener tres espacios para armas por mano, lo que hace a tu personaje más versátil sin tener que estar yendo al menú para cambiar tu arsenal. Con estos cambios grandes vienen otros pequeños como la interfaz, los controles y el comportamiento de los enemigos. Esto deja claro que From Software entendió varios de los problemas que hacían tu trabajo más difícil y que no aportaban tanto a la experiencia de juego.

Además de estos cambios, Dark Souls II se siente más complicado de “explotar”. Mientras que el estar en estado no-muerto no te afectaba tanto en Dark Souls, esta secuela te castiga al reducir tu HP máximo si te matan constantemente. Cuando esto sucede, el manejo correcto de tus recursos para mantenerte con vida se vuelve el eje central de tu estrategia de manera exponencial.

Los enemigos parecen ser más inteligentes en esta ocasión. Puedes lastimar levemente a tus enemigos a la distancia si no tienes molestia de comprar cientos de flechas pero ahora ellos te persiguen por distancias más grandes y las peleas de jefes de nivel implican algo más que rodearlos cubriéndote con tu escudo y esperar por un momento de suerte.

Hay varias rutas que puedes tomar a partir del inicio en Majula, lugar al que puedes regresar para aumentar de nivel o aumentar las capacidades de tu armamento. El diseño de niveles es tan bueno que aunque no tengas un mapa en la interfaz del juego muy rara vez te perderás.

El componente en línea de Dark Souls II aliviará un poco el sentimiento de soledad y melancolía que presenta el título a lo largo de tu camino al emplear un modo cooperativo y batallas frente a frente.

Dark Souls II es un juego que te dejará muchas horas de entretenimiento si no te dejas frustrar por su imponente reto. From Software depositó en este videojuego toda su veteranía para satisfacer a los jugadores más experimentados. Y se agradece.


¿Qué significa esto?