Titanfall [NB Labs]

Titanfall [NB Labs]

¿Es esta la evolución de los títulos de disparos?

Plataformas: Xbox One (analizada), PC
Desarrollador: Respawn Entertainment
Distribuidor: Electronic Arts

Definir a Titanfall como un simple “Call of Duty con mechas” es un ejercicio erróneo. Si bien la estructura de su diseño comparte elementos que se ven en videojuegos del género como Call of Duty o Battlefield, la dinámica de los saltos y el parkour que puedes realizar a lo largo de las estructuras y construcciones de cada mapa promueve una sensación de velocidad en toda la experiencia de juego.

Empezar cada partida multijugador es emocionante. La escena comienza con todo tu equipo cayendo de la nave de reparto en donde inmediatamente después tu batallón tiene que empezar a moverse con presteza a lo largo y ancho del mapa.

A la derecha de tu pantalla se muestra un contador en el que se indica el tiempo que resta para que tu titán pueda descender de manera dramática en el campo de batalla. Cada vez que elimines a un bot controlado por la IA o a un piloto controlado por un jugador en línea se restarán segundos para la caída de tu Titán. Esto hace que el dinamismo de las escaramuzas se mantenga en un tono constante que, a su vez, invita a los pilotos a adentrarse en el campo de batalla y no quedarse parado en un punto determinado.

Ya que estás adentro de un titán podrías pensar que eres prácticamente invulnerable, pero esa idea está muy alejada de la realidad.
Cuando te subes a tu mecha te conviertes en un imán de balas debido a las dimensiones de tu robot que hace fácil apuntar a los pilotos y a otros titanes. Los beneficios que recibes al entrar en tu titán es más poder de artillería y la posibilidad de recorrer con más velocidad el terreno de los mapas. Aunque subirse a un titán sea prácticamente sencillo y es una extensión del sistema de combate que haces a pie en tu piloto, te llevará un poco de tiempo amaestrar a tu mecha sin que explote a los diez segundos de haber tomado los controles.

Por otro lado, si quieres seguir a pie en vez de subir a tu titán podrás ponerlo en modo automático para que ataque por si solo al bando enemigo. Esta táctica es buena para acabar con los bots controlados por la IA que se crucen por tu camino. Si quieres eliminar a los otros jugadores en línea con este método te será un tanto difícil.

Respawn Entertainment puso mucho esfuerzo en dejar claro que tener un titán bajo tu mando no es definitorio para la victoria. Es cierto que los titanes pueden golpear y machacar a los pilotos y además tiene gran porder de armamento. Aun así, los pilotos pueden esconderse dentro de los edificios para protegerse y utilizar sus armas anti-titán que destruyen con rapidez el escudo de estas grandes máquinas.

Además, existe una de las mecánicas más divertidas que se han visto en los títulos con multijugador. Si un titán está distraído un piloto puede saltar sobre él y hacer daño directamente a sus celdas de poder. Esto obliga al conductor del titán a salir de él y encargarse directamente de la amenaza.

La curva de aprendizaje es bastante benévola para todo aquél que quiera jugar Titanfall. Si eres ajeno a los videojuegos de disparos en multijugador podrás encargarte de las hordas de soldados y “espectros” sin ningún problema y otorgarás puntos al marcador general de tu equipo. Obviamente, si ya eres veterano, podrás encargarte directamente de los otros pilotos para aumentar de manera significativa el score de tu bando.

Los 15 mapas de este título están construidos para abogar por varios estilos de juego. Tienen avenidas y terreno abierto para las batallas en titanes y muchas áreas de edificaciones donde los pilotos pueden saltar, correr y cubrirse. En algunos podrás encontrar elementos como torretas para ayudarte como otro elemento de tu arsenal y tirolesas para recorrer los niveles con más rapidez.

Estos mapas pueden ser jugados en seis diferentes modos de juego: Campaña, Desgaste, último Titán en Pie, Dominio de Fortines, Captura la Bandera y Cazapilotos; Desgaste es el clásico de dos bandos en donde gana el equipo con más puntos; en Dominio de Fortines cada equipo gana puntos al tomar control de tres áreas de terreno en un mapa; en Captura la Bandera cada bando deberá robar la bandera y llevarla a su base; Último Titán en Pie pone a dos bandos de titanes a pelear para que el equipo con más titanes al final de la escaramuza sea el ganador; Cazapilotos es el mejor modo para los más habilidosos ya que no te darán puntos por matar a los bots controlados por la IA, solamente podrás ganar si eliminas a otros pilotos.

Estos modos multijugador se muestran como elementos cohesionados mientras que el pseudomodo de campaña de Titanfall es el eslabón más débil de todo el juego como constructo. En Campaña deberás jugar en nueve escenarios que recorrerás del lado de la Milicia y del lado de la IMC. En estos niveles jugarás ya sea en modalidad Desgaste o Dominio de Fortines contra otros jugadores en línea. Antes de cada combate escucharás un trozo de audio que indica lo que pasa en la historia y, ya adentro, pequeños cinemáticos en tiempo real tratarán de hacerte sentir interesado. Esto no funciona de ninguna manera y es debido a que no importa el resultado de las partidas, la historia siempre llega al mismo punto y su narrativa es totalmente irrelevante.

El sistema de progresión para aumentar de nivel y desbloquear armamento y mejoras para tu soldado está basado en retos y puntos de experiencia. Cada cosa que hagas bien te da XP: matar pilotos, titanes y NPC’s o mantener por cierto tiempo el dominio de un fortín. El sistema de retos incluye realizar acciones específicas como matar a cierto número de bots con un arma, dejar caer tu titán sobre otro o simplemente alcanzar un número determinado de kilómetros recorridos a pie con tu soldado.
Existen 50 niveles que puedes alcanzar en Titanfall y, como en el modo Prestige de Call of Duty, puedes “resetear” tu ranking a cambio de una insignia. En este caso, cada que llegues a nivel cincuenta podrás avanzar en generaciones de piloto hasta alcanzar una máxima de 10.

Para agregar un elemento de variedad a los combates también existen las burn cards. Estos cromos los ganas por cumplir diferentes retos o ganar batallas. Pueden ser utilizados al momento de iniciar un cotejo o cada que te maten y reaparezcas en el mapa. Estos te darán diversas mejoras y poderes. Hay cromos que aumentan la letalidad de tus armas e incluso te darán un titán extra.

Titanfall está lejos de ser la evolución de videojuegos de disparos que todos los fanáticos estaban esperando, pero aún así refresca de manera más que solo adecuada el universo de los juegos en su género. Su entretenido sistema de progresión engancha hasta mantenernos por horas corriendo por las paredes, saltando con tu jetpack y convirtiendo a titanes en ceniza. Quien todavía no se decida por una Xbox One, tiene en Titanfall es el pretexto perfecto para hacerse con una.

¿Qué significa esto?