Fundador de Oculus, amenazado de muerte luego de la compra de Facebook

Fundador de Oculus, amenazado de muerte luego de la compra de Facebook

Palmer Luckey esperaba reacciones negativas luego de la noticia, pero no a tal nivel.

No todo es absolutamente miel sobre hojuelas para Palmer Luckey, el creador de Oculus VR y que recientemente llegara a un acuerdo con Facebook por un par de miles de millones de dólares. El jovenzuelo detrás del casco de realidad virtual reconoció que ha recibido amenazas de muerte después de hacerse pública la movida, algo que obviamente va más allá de lo simplemente anecdótico.

A través de un mensaje en Reddit, Luckey comentó que si bien la reacción negativa era esperable, no lo era a tales niveles: “Nunca imaginamos recibir tantas amenazas de muerte o llamadas telefónicas que se le han hecho también a nuestras familias”. El creador de Oculus Rift puede aceptar que la gente esté molesta y “especialmente cuando muchos no conocen nada más allá de lo que se ha hecho público”, y por lo mismo considera que la reacción es algo exagerada.

“Tenemos claro que nuestra obligación es demostrar [los frutos del acuerdo con Facebook] con hechos y no con palabras, pero este tipo de amenazas son inaceptables, especialmente porque están afectando a personas que no tienen nada que ver con Oculus”, cierra Palmer Luckey.

Por supuesto, no es primera vez que eventos así suceden en el “mundo internet”. El año pasado, Adam Orth de Microsoft perdió su trabajo y prácticamente tuvo que empezar su vida desde cero luego de un desafortunado cruce de tuits que agitó las redes sociales; y todo, por causa del sarcasmo de Orth al referirse a la “conexión permanente” de Xbox One. El ex-creativo de Microsoft reconoció que su actuar no fue el más apropiado y que las críticas racionales fueron merecidas, pero lamentablemente las cosas trascendieron el mundo virtual y afectaron a su entorno real.

¿Puntos en común en todos los casos? En cierta medida, la pasión -a veces malentendida- de ciertas comunidades en internet.

Volviendo al tema central, la presión que Luckey y el equipo de Oculus VR tienen sobre sus hombros ahora es mucho mayor, casi tanto como el apoyo en recursos que viene incluido al ser parte de Facebook. Sin embargo, las amenazas virtuales y reales deben ser condenables, o que lo diga el creador de Flappy Bird que también sufrió situaciones similares luego de retirar el juego del mercado.

Link: Ars Technica