El IFT pone en orden a Televisa y América Móvil

El IFT pone en orden a Televisa y América Móvil

Las últimas disposiciones del IFT cimbran a los gigantes de telecomunicaciones y televisión abierta en México.

En junio de 2013 entraron en vigor las modificaciones en materia de telecomunicaciones realizadas por el congreso mexicano a la Constitución Política del país. La reforma, entre otras cosas, creó al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) como nuevo organismo regulador y estableció un plazo de 180 días para que la institución cumpliera con acciones orientadas a mejorar la competencia en el sector.

En materia de televisión radiodifundida (o abierta), los temas principales fueron la publicación de las bases para licitar dos nuevas cadenas nacionales de televisión digital abierta y la determinación de Grupo Televisa como agente económico preponderante.

Con respecto a telecomunicaciones, el IFT determinó que como preponderante al grupo económico formado por Grupo Carso, Inbursa y América Móvil, controladora de Telmex y Telcel.

Nuevas cadenas nacionales

El IFT contempla la licitación de hasta 246 canales de 6 MHz de espectro radioeléctrico para conformar dos cadenas de Televisión Digital Terrestre (TDT) de hasta 123 canales cada una. La lista de las localidades contempladas para formar estas cadenas se encuentran disponibles en las bases de la licitación.

Las concesiones serán otorgadas por un plazo de 20 años y serán de uso comercial. El fallo de la licitación será anunciado por el IFT a más tardar el 25 de marzo de 2015 y no podrán participar en ella los actuales operadores que tengan dos o más canales de televisión en cualquier zona de cobertura. Por esta razón, Televisa y TV Azteca quedan fuera de la licitación.

Medidas asimétricas en radiodifusión

Debido a que Grupo Televisa fue declarado como agente económico preponderante en el sector de radiodifusión, se hizo acreedor a ciertas medidas destinadas a evitar afectaciones para la competencia. Las medidas, que están relacionadas con compartición de infraestructura, contenidos audiovisuales, publicidad y entrega de información, entrarán en vigor en quince días a partir del pasado viernes.

Gracias a estas medidas, los eventuales ganadores de la licitación de las dos nuevas cadenas de TDT podrán utilizar parte de la infraestructura pasiva de Televisa, como sus torres, ductos, predios o postes. La compartición de infraestructura no ocurrirá a título gratuito, sino por medio de una tarifa acordada entre Televisa y los operadores solicitantes. En caso de que no exista acuerdo, el IFT podrá determinar dicha tarifa.

Adiós a la exclusividad de contenidos

Con respecto a contenidos audiovisuales, Grupo Televisa tendrá la prohibición expresa de adquirir en exclusiva los derechos de transmisión de contenidos audiovisuales relevantes, como los Juegos Olímpicos, la liguilla del torneo de fútbol mexicano. Sin embargo, la restricción no operará en el mercado de la televisión restringida, por lo que Sky (propiedad de Grupo Televisa) podrá seguir transmitiendo en exclusiva tales eventos.

Las medidas también establecen que Grupo Televisa no podrá aplicar tratos discriminatorios cuando ofrezca espacios publicitarios en sus plataformas. Esto podría implicar el regreso de publicidad de Telmex y Telcel en los espacios de Televisa, algo que no ocurre desde 2011.

Medidas asimétricas en telecomunicaciones

Con respecto a telecomunicaciones, las medidas también incluyen compartición de infraestructura y restricciones con respecto a la adquisición de contenidos audiovisuales en exclusiva, aunque agregan disposiciones para la interconexión efectiva entre las redes de las distintas empresas de telefonía.

La “desagregación del bucle local” es una de las medidas más notorias referentes a la compartición de infraestructura. Este concepto implica que los competidores de Telmex podrán utilizar las líneas desplegadas por esta empresa desde sus centrales telefónicas hasta las instalaciones de los clientes. El bucle local también es conocido como “última milla”.

Además, la prohibición para adquirir en exclusiva los derechos de transmisión de eventos relevantes tiene un impacto importante en la estrategia de América Móvil. Este grupo recientemente ha mostrado su interés por tener la exclusividad de los derechos de transmisión de eventos locales y globales, como los partidos del Club León de fútbol o los Juegos Olímpicos de invierno y de verano.