Desarman al HTC One (M8) y descubren que es muy difícil de reparar

Desarman al HTC One (M8) y descubren que es muy difícil de reparar

El dispositivo presenta uno y mil problemas al momento de reemplazar alguna pieza de hardware.

Todos los que nos interesamos por el nuevo teléfono gama-alta HTC One (M8), debemos comenzar a tomar en consideración un aspecto importante para el usuario antes siquiera de pensar en adquirirlo: su facilidad de reparación en caso de fallas. Y la gente del portal iFixit.com siempre nos entrega dicha información, gracias al trabajo que hacen desarmando equipos hasta la más mínima expresión.

En este caso y pese al reciente lanzamiento del dispositivo, éste ya ha sido desarmado y las conclusiones sacadas no son buenas. Porque de un total de diez puntos (donde diez es lo más fácil de desarmar y reparar que hay), el HTC One (M8) anota apenas dos puntos, revelando ser muy difícil de arreglar en caso que algo salga mal con el hardware.

Y es que para comenzar ya es muy difícil siquiera abrirlo sin dañar la carcaza en forma permanente, tras lo cual uno se encuentra con que la batería integrada está particularmente “enterrada” entre el resto de los componentes, al igual que la pantalla y la necesidad por sacar todos los compoenentes del teléfono si es que deseamos cambiarla.

Además, en general las cosas son igual de malas en el resto del dispositivo, pues hay pegamento por todas partes (de ése que cuesta sacar), delicadas cintas adhesivas en el interior y delgadas cubiertas protectoras de cobre que se rompen al más mínimo roce. En definitiva, sería todo un dolor de cabeza reemplazar alguna pieza en el HTC One (M8).

Link: iFixit