Bravely Default provoca cambios en la estrategia de Square Enix

Bravely Default provoca cambios en la estrategia de Square Enix

El notable RPG de la 3DS abrió los ojos de la firma respecto al enfoque de sus futuras producciones.

El exitoso lanzamiento de Bravely Default en el mundo occidental trajo algo más que solo cuentas alegres para Square Enix. El ahora presidente de la compañía, Yosuke Matsuda, explicó que el JRPG de 3DS de alguna manera le abrió los ojos a la firma respecto de lo que generan los juegos orientales en el resto del mundo.

Para Matsuda, Square Enix definitivamente había perdido el rumbo: “En el pasado, desarrollamos juegos para consolas pensando en audiencias globales y perdimos el foco. Al final, no solo terminamos con juegos que no son eran para los jugadores japoneses, sino que también fueron juegos que no gustaron entre el público del resto del mundo”.

Bravely Default cambió esa visión y le “abrió los ojos a los ejecutivos”, por tratarse de un juego con raíces muy japonesas que terminó siendo un éxito de crítica y ventas. El problema para Square Enix es que la planificación y toda su red de equipos de desarrollo estaba -y hasta ahora, lo sigue estando- dividida en dos paradigmas: juegos para japoneses y juegos para el resto del mundo. “Y por eso no habíamos sido capaces de detectar que los fanáticos de los JRPG están repartidos por todo el mundo”.

El camino a seguir

Matsuda explica también que Square Enix intentará aprovechar esta nueva visión sobre la forma de desarrollar sus juegos. Y eso significa dejar de lado algunos elementos orientados a “satisfacer a la gran masa”, para dedicarse a ir derechamente a esos “jugadores hardcore”. Como ejemplo, el jefe de Square Enix menciona a Hitman Absolution, título que en general excelente pero que abandonó algunos elementos que hacían reconocible a la serie y habían encantado a los fanáticos en el pasado.

La estrategia con Hitman fue ganar mayor reconocimiento y atraer a más gente. Sin embargo, lo mejor de la serie Hitman era su atractivo para los jugadores más avezados, y por eso muchos sintieron que [con Hitman Absolution] faltaba algo en esa dirección. Y eso derivó en sus no tan buenas ventas.

Actualmente, Square Enix -a través de IO Interactive- está desarrollando un nuevo Hitman que de alguna manera recuperará el espíritu de lo que fue la serie en el pasado. Matsuda cree que, una vez en la calle el juego, los fanáticos podrán decir que “este es el Hitman que conocemos”; y de manera más global, el nuevo enfoque de Square Enix para con sus estudios permitirá que los equipos puedan optimizar y “sacar a relucir sus fortalezas”.

Si bien la nueva dirección de Matsuda para Square Enix apunta -al menos en el papel- al camino correcto, dos cosas son válidas de cuestionar. Primero, y es que parece increíble que recién ahora se den cuenta que los juegos de corte oriental en el mundo RPG sí tienen cabida en el mundo occidental.

¿Dónde estaban los ejecutivos de Square Enix cuando la gente empezó a reclamar por lo que terminó siendo Final Fantasy XIII? La crítica más repetida fue “no es como los Final Fantasy de antes”, lo que por sí solo era bastante evidencia de lo que la gente realmente quiere y busca en un RPG salido desde Japón.

Lo segundo tiene que ver con las expectativas de la propia compañía. Hitman Absolution sigue tildándose como pseudo-fracaso aún habiendo vendido cerca de 4 millones de unidades, probablemente más que ningún otro Hitman hasta la fecha. Si la estrategia de Square Enix es apuntar más aún a lo hardcore, nada asegura que se repitan o alcancen los mismos números de Absolution.

Link: Siliconera