Lanzan boicot LGBT contra Mozilla por CEO homofóbico

Lanzan boicot LGBT contra Mozilla por CEO homofóbico

Brendan Eich tiene antecedentes de apoyar la prohibición del matrimonio homosexual en 2008.

La designación de Brendan Eich como CEO de Mozilla ha sido duramente criticada por la comunidad LGBTTTI. Eich es señalado por haber donado 1.000 USD para apoyar la propuesta en contra del matrimonio entre parejas del mismo sexo en California en 2008.

A raíz de esta revelación, algunos miembros de la comunidad ha llamado a un boicot a Mozilla hasta que se dé una explicación o se retire a Eich como CEO de la empresa. Hampton y Michael Catlin, fundadores de Rarebit –y casados–, anunciaron que no producirán más software para Firefox.

“Es por nuestro estado como minoría que simplemente no podemos ignorar esta bofetada en la cara al darle un ascenso para dirigir su organización”, criticaron en una carta abierta a Mozilla.

La postura de Hampton y Michael tiene un trasfondo singular. Hampton es estadounidense y Michael es británico. De haberse promulgado la Proposición 8 –apoyada por Eich–, habría sido imposible que ambos contrajeran matrimonio. Michael estaba en California con una visa de trabajo, por lo que si no se hubiera casado, habría sido deportado – y no habrían podido iniciar su empresa.

En respuesta, Mozilla ha emitido su posición sobre su respeto a la diversidad sexual (aunque no se menciona explícitamente a Eich):

Mozilla ha estado siempre profundamente comprometida con honrar la diversidad de orientaciones sexuales y creencias dentro de nuestro equipo y comunidad, a través de todas las actividades del proyecto. Un ejemplo concreto de esto son nuestras políticas de beneficios de salud. Mozilla provee el mismo nivel de beneficios y ventajas a parejas en unión libre como a parejas casadas en todo Estados Unidos, aún si no es obligatorio.

Algunas voces dentro de Mozilla consideran que es injusto que se juzgue a Eich por su donación. Otros, incluso, señalan que su designación como CEO refleja el espíritu de la comunidad.

No podemos promover la apertura y la libertad de elección sin un respeto profundo por las creencias individuales. Un recordatorio de las elecciones personales de Brendan, años atrás, es injusto y viola los valores centrales de la comunidad de Mozilla.

El tema de los derechos LGBTTTI no está en la agenda de Mozilla con la misma fuerza que compañías como Google o Apple –quienes emiten posturas constantes a favor de la diversidad y participan en campañas como “It gets better”–. Incluso voces dentro de Mozilla señalan que, si bien muchos de sus miembros son activistas en temas como derechos animales, derechos humanos, entre otras causas sociales, éstas no son el foco de la comunidad.

“No podemos apoyar moralmente a una fundación que no sólo permite a alguien con perspectivas de odio en el poder sino que le proporciona un ascenso y lo pone a cargo de la organización entera”, sentencian los Caitlin. A pesar de que en Mozilla dicen que la llegada de Eich no modificará sus principios respecto a apertura y tolerancia, no deja de tener un sabor amargo el antecedente de homofobia.

Al final, qué tan válido es el boicot depende de qué es lo que debería imperar en la balanza. ¿Qué nos pesa más: una organización promueve a su dirección general a una persona en contra del matrimonio homosexual o una organización que da derechos laborales igualitarias a parejas del mismo sexo aún sin la obligación de la ley? Quizá un poco de ambas.

Link: ArsTechnica