[metroimage ids=”38-135296,38-135297,38-135298,38-135300,38-135304,38-135307,38-135309,38-135310,38-135312,38-135314,38-135315,38-135316,38-135318,38-135320,38-135322,38-135324,38-135326,38-135329,38-135333,38-135337″ imagesize=”large”]

Xperia Z2, mejoras que potencian a un ganador [A Primera Vista]

Un nuevo gama alta que llega con cambios austeros a un mercado quizás demasiado acelerado. Correcto pero conservador. Esto fue lo que vimos en nuestro primer contacto.

Las actualizaciones de hardware suelen provocar reacciones encontradas a la hora de evaluarlas. Si eres de los que esperó hasta este momento para comprar un nuevo equipo, probablemente estés saltando de alegría por poder tener lo último de lo último. Sin embargo, si eres de los que compró recientemente un Xperia Z1, probablemente estés algo enojado. Y con razón.

Sony presentó hoy una evolución de lo que fuera su otrora dispositivo emblemático poniendo énfasis en mejoras internas y cambios que lo mantienen como uno de los aparatos más importantes del mercado de smartphones, aunque en esa dinámica puede haber dejado con ganas de más a algunos fans que podrían haber esperado algo más rompedor.

A Primera Vista el equipo luce y se siente tal como su antecesor. Es una evolución estética menor en comparación con los cambios internos, lo que podría reducir su impacto en relación a lo que implica un nuevo buque insignia. Sin embargo, la lógica del “si no está malo, no lo arregles” aplica perfectamente en este caso. El Z1 fue uno de los equipos más bellamente diseñados del 2013; y en 2014, repitiendo la fórmula, todavía logra hacer ese truco sin problema.

Las principales diferencias entre Xperia Z2 y Z1 radican básicamente en ciertos temas fundamentales.

Primero, su pantalla. El panel frontal usado por el Xperia Z2 integra una tecnología denominada Live Colour LED, la que ayuda a mejorar la amplitud de gama de colores que el equipo es capaz de desplegar. Eso ayuda tanto a disminuir la innecesaria saturación del color, como también a mejorar los ángulos de visión de la pantalla que, por cierto, es 0.2 pulgadas más grande.

Segundo, su autonomía es un poco mejor considerando que el equipo trae una batería de 3200 mAh, lo que — en teoría — te dará un poquito más de rendimiento en condiciones normales de uso. La promesa de los promotores en el stand de Sony es de al menos una hora extra de uso regular.

El Xperia Z2 también tiene un mejor procesador que su antecesor. El Snapdragon 801 tiene un Quad-Core corriendo a 2.3GHz y mejores gráficas, por lo que la experiencia multimedia y el rendimiento en juegos debería ser notablemente mejor.

También tiene más RAM. 3GB versus 2GB. En memoria interna y capacidades de expansión no hay mayor diferencia.

Z2 también trae Android 4.4 KitKat con la personalización de Sony, algo que los usuarios del Z1 tendrán que esperar por un rato.

El audio también ha sido mejorado en este nuevo dispositivo, y para esto Sony ha llevado los parlantes hacia el frente del teléfono e integrado un sistema surround de calidad. Súmale a eso los micrófonos que ayudan a realizar funciones de cancelación de ruido ambiente y tendremos un smartphone cuya vocación de consumo de multimedia es una declaración de principios.

Si fuera poco, la cámara de Z2 — de 20,7MP, tal como el Z1 — también ha sido mejorada. El nuevo dispositivo de Sony ahora graba en 4K, tiene estabilizador de video, graba en cámara lenta a 120fps y ofrece desenfoque selectivo en fotografía para así mejorar la apuesta en cuanto a fotografía se refiere.

El Z2 es un gran teléfono, luce bien, y se ve como la repetición de una fórmula ganadora que permitirá a la japonesa mantener encantados a sus seguidores por unos 6 meses más. Es un cambio sustancial en un empaque conocido. Un cambio conservador, y una nueva declaración del pragmatismo japonés que acostumbra profesar Sony. Si queremos ver novedades radicales tocará esperar hasta MWC 2015… Hoy nada fue particularmente revolucionario, y eso está bien.