Vodafone denuncia a Telefónica por monopolio en fibra óptica

Vodafone denuncia a Telefónica por monopolio en fibra óptica

Las operadoras Orange y Vodafone denuncian a Movistar por prácticas en contra de la competencia con el despliegue de la fibra óptica.

La guerra de operadoras en el terreno de la fibra óptica en España empieza a escalar fuertemente. Cuando hace unos años Movistar empezó a desplegar por toda España su propio red de fibra, alcanzando velocidades comerciales de 100Mbps, junto a las nuevas tarifas que combinan todos los servicios bajo una misma factura, las operadoras que compiten en su mismo ámbito (internet, fijo, móvil) vieron un posible nuevo monopolio.

A mediados de 2013 las principales operadoras Orange y Vodafone pidieron que Telefónica fuese obligada a colaborar con el alquiler de sus redes de fibra, para que así el resto de operadoras pudiesen ofrecer servicios de fibra óptica hasta que desplieguen su propia red.

La británica Vodafone acaba de poner una denuncia a Telefónica y Jazztel ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia por intentar crear un monopolio de fibra óptica, mediante técnicas que obligan a retrasar la instalación de las redes propias de estas operadoras donde Telefónica/Movistsar ya tiene sus redes.

Es decir, según las denunciantes los casos suelen ser la imposibilidad d acceder a los conductos para “tirar fibra” en las verticales de los edificios y sin una posible discusión de usar la red ya instalada de Movistar para dar servicio directo al hogar. Pero también se les denuncia por los pactos con otras operadoras que limitan la estrategia del resto, como el despliegue conjunto de fibra con Jazztel o la colaboración de redes 4G entre Movistar y Yoigo.

Es evidente que ni Movistar es tan malo, ni en Vodafone son tan buenos. Todas las operadoras intentan llegar al máximo número de clientes posibles, pero la denuncia -aunque sea necesaria- llega en un momento en el que Vodafone creó una alianza para contraatacar el avance de fibra de Movistar, sin olvidar que tienen a Ono en el punto de mira.

Link: El País