Titanfall - A primera vista

Titanfall - A primera vista

Un primer acercamiento a la nueva visión de Respawn Entertainment.

¿Por qué Titanfall llega con tantas expectativas? Primero, porque se trata del primer gran exclusivo -aun cuando sale también en PC- que recibirá la Xbox One para este 2014, algo que para una marca bien asociada a los shooters, no es poca cosa. Segundo, se trata del primer proyecto de los creadores de Call of Duty y Modern Warfare luego de su no tan amistosa salida de Infinity Ward, hace ya unos cuantos años.

La beta lanzada hace unos días fue el primer acercamiento "en serio" que muchos tuvimos a Titanfall. Y desde el primer minuto su premisa queda clara: Respawn definitivamente quiere re-capturar a los jugadores afines al estilo más frenético de Call of Duty. No ofreciendo exactamente la idea, sino tomando el concepto y expandiéndolo.

No por nada los titanes le dan el nombre al juego. La acción dentro de Titanfall apunta más al frenetismo y a los reflejos rápidos antes que a la táctica, pero los titanes (y otras características más humanas) hacen bastante por expandir los límites verticales del combate. No por nada los mapas de la beta tienen un aire a Call of Duty, pero su utilización es muy diferente dada la escala del combate y las nuevas mecánicas incluidas.

Dentro de esas mecánicas, las más llamativas son aquellas que permite distancias de terreno mayores a lo habitual gracias a la habilidad de moverse por las paredes y dar saltos dobles. Estas, más el uso de los titanes, definitivamente expanden y aumentan la "visión" que los jugadores tienen del mapa. Las amenazas aéreas directas ahora son una constante. Se hace siempre obligatorio estar mirando lo que sucede en los niveles superiores del mapa, lo que de alguna forma altera la concepción que se tiene del estilo de combate callofdutyzado.

Pero la guinda de la torta siempre fueron los titanes. O mejor dicho, la caída del titán propio desde el aire dependiendo de ciertas acciones que se lleven a cabo. Más interesante aún, no se trata de subirse al gigante solo porque sí. Es posible hacer que el titán en cuestión siga a su jugador dueño, o bien dejarlo patrullando una zona. Por su parte, las opciones de combate y fuego de los titanes son radicalmente diferentes a la de los humanos, más allá de apuntar y disparar, lo que genera una no menor variación al momento de "captar la sensibilidad" del gunplay en el juego.

Titanfall

Titanfall de alguna manera se siente inclusivo para aquellos que no son expertos en el género de disparos en primera persona. La forma de ganar puntos de batalla y de experiencia en cada cotejo al acabar con los (torpes) bots, o la posibilidad de poner los titanes en modo automático, le da una curva de aprendizaje adecuada al otorgar esa sensación de satisfacción incluso a los menos experimentados. Con esto, es posible motivar al usuario a entrar constantemente a las escaramuzas sin tener miedo de verse muy novato.

Viendo Titanfall en acción, queda claro el objetivo de Respawn. El juego se ve bien -y en la versión final debería mejorar un poco- y se mueve aún mejor, pero no llega al nivel técnico de otros títulos. Por el contrario, el enfoque principal parece ser el rendimiento y la fluidez antes que cualquier otra cosa. En un PC portátil de gama media, y más allá de ciertos bugs (que intuímos se asocian a optimización de drivers), no tuvimos demasiados problemas para mantenernos siempre en el rango de los 55-60 cuadros por segundo.

Por ahora, Titanfall deja un buen sabor de boca. La beta sirvió para confirmar que se trata de un buen refresco dentro de un estilo algo saturado por entregas anuales. También es justo decir que no se trata de una revolución de la fórmula, sino más bien parece una evolución en cuanto a concepto y ejecución. Después de 12-13 horas jugadas en esta beta nos queda la sensación de que que Titanfall será uno de los grandes juegos en línea de este año; considerando también su naturaleza "exclusiva" en consolas, bien podría tratarse de la killer app de Xbox One de esta temporada en su lucha particular contra la consola de Sony.

Las fichas están echadas para el próximo mes de marzo, cuando Titanfall debute en Xbox One, PC y Xbox 360.