La regulación del 'crowdfunding' en España agrega más confusión

La regulación del 'crowdfunding' en España agrega más confusión

Comentamos con la plataforma Lanzanos sus primeras impresiones ante la regulación del 'crowdfunding'.

¿Cómo afectará la regulación del crowdfunding a las plataformas que existen en España? Aunque el anteproyecto por ahora no es una ley, es suficiente como para que las plataformas de crowdfunding empiecen a mostrar sus opiniones acerca de la posible futura regulación.

Aunque inicialmente este anteproyecto no afectaría al crowdfunding más básico, como la búsqueda de fondos para financiar proyectos personales como un disco, un juego o un libro, como ejemplo, se abren las dudas.

El borrador parece ser confuso porque no terminal de definir exactamente la figura a regular. En el anteproyecto se indica que está destinado a proyectos "destinados a una pluralidad de personas físicas o jurídicas que esperan obtener un rendimiento monetario con la inversión y que no inviertan con carácter profesional", lo que agrega dudas razonables, según Carlos Otto de Lanzanos, que ha atendido nuestra pregunta acerca de este anteproyecto de ley.

Al hablar de personas "que esperan obtener un rendimiento monetario con la inversión", no se habla de crowdfunding básico, sino de equity crowdfunding (empresas que levantan una ronda de financiación con múltiples aportaciones). Sin embargo, al hablar de personas "que no inviertan con carácter profesional" se produce una contradicción, ya que los inversores que inyectan dinero a través de plataformas de equity crowdfunding son inversores profesionales.

Diferenciar entre "equity crowdfunding"  y "crowdfunding básico" es importantísimo para entender la regulación de esta forma de levantar capital para proyectos y por tanto, de definir ese límite de millón de euros para cualquier tipo de proyecto.

Desde Lanzanos nos comentan que están a favor del registro de estas plataformas en la CNMV, ante el ascenso de estas plataformas como para que se necesite un control y una regulación.

El límite de 3.000 euros de aportación por persona, nos parece un límite ridículamente bajo.

Esperan que el Gobierno abra un dialogo entre el Ministerio de Economía y las diferentes empresas de crowdfunding ante las limitaciones de esta regulación.

Por su parte, ¿es esta nueva ley tan similar a la que en EE.UU. se implementó con JOBS Act? Alejandro Cremades, CEO y co-fundador de RockThePost (plataforma de crowdfunding en EE.UU. enfocada a buscar financiación para pequeñas startups) comenta que la responsabilidad de las plataformas de cara a los inversores limita mucho las operacioens de las mismas y complicará su crecimiento.

En Estados Unidos la JOBS Act introduce que personas con sueldos superiores a 100,000 dólares no podrán invertir mas de un 10% a través de plataformas de equity crowdfunding, y que personas que tienen un sueldo inferior a 100,000 tendrán la limitación de solo poder invertir un 5%.

La regulación de las inversiones fijadas a un valor máximo como es el caso de los 3.000€ por proyecto o 6.000€ por año en diferentes proyectos, parece ser la parte más problemática de este anteproyecto, que se ve extraño incluso en otros países con legislaciones similares.

Foto (CC) Ervins Strauhmanis