NSA fuerza a renunciar a un civil que habría ayudado a Snowden

NSA fuerza a renunciar a un civil que habría ayudado a Snowden

El civil le habría entregado a Snowden los accesos para ingresar a los documentos clasificados.

La Agencia Nacional de Seguridad (NSA) informó al Congreso de Estados Unidos que forzó a renunciar a un empleado civil, por su responsabilidad en la filtración de miles de documentos clasificados llevada a cabo por Edward Snowden.

A otros dos trabajadores, que no fueron identificados por nombre, se les “retiró el acceso a información de la NSA” y no se les permite la entrada a las instalaciones desde agosto. Ninguno de estos dos empleados trabaja directamente para la NSA, sino que se trata de contratistas, por lo que según dijo la agencia, deben ser sus empleadores los que decidan qué hacer con ellos.

La carta a la Comisión Judicial del Congreso buscaba responder una consulta respecto a quién más podía ser responsable de las fallas de seguridad, que permitieron a Snowden obtener la información. La respuesta parece sugerir que ninguno de los oficiales de alto rango de la NSA ni sus supervisores tenían alguna responsabilidad, y ninguno de ellos recibirá medidas disciplinarias a raíz de la masiva filtración de datos.

Al poner la responsabilidad sobre otros empleados de la NSA, se disculparía en parte a la falta de medidas de control interno, que según un informe de la semana pasada, eran bastante pobres.

La misiva, escrita por el encargado de asuntos legislativos de la agencia, Ethan L. Bauman, señala que un “civil de la NSA” le entregó a Snowden su certificado de Infraestructura de Llave Pública, que le permitió acceder a los documentos dentro de la intranet de la agencia.

El certificado es solo el primer paso para entrar a sistemas restringidos, ya que también se necesita de contraseñas. Según la carta, el civil obligado a renunciar habría ingresado el password desde el computador de Snowden, sin notar que él “era capaz de capturar la contraseña, permitiéndole aún mayor acceso a información clasificada”.

Snowden ha negado haber robado contraseñas de colegas.

Se cree que este civil que entregó sus claves sería el supervisor de Snowden, pero no se especifica en la carta. Tampoco se ha entregado el nombre de la persona que renunció. La persona habría admitido ante el FBI que había permitido a Snowden usar sus credenciales, provocando la suspensión de sus accesos en noviembre.

El cómo Snowden accedió a los documentos y con qué contraseña lo hizo son preguntas que todavía no están claras en la agencia. Según la NSA, el contratista habría accedido a 1,7 millones de documentos o más, aunque no se sabe cuántos de esos fueron copiados y sacados de la agencia.

Link: New York Times