NASA explica por qué casi se ahogó un astronauta en una caminata espacial

NASA explica por qué casi se ahogó un astronauta en una caminata espacial

Las caminatas espaciales permanecen suspendidas mientras no se aclare qué sucedió con el traje.

El astronauta italiano Luca Parmitano estuvo a punto de ahogarse dentro de su casco que se llenaba inexplicablemente de agua, el 16 de julio del año pasado. Desde entonces, todas las caminatas espaciales con trajes de la NASA han sido suspendidas, hasta que se lograse determinar qué provocó la inundación del traje, y cómo evitar que eso se repita.

La NASA entregó un informe con la investigación sobre lo sucedido, elaborado por un panel especial. En una conferencia de prensa, los encargados afirmaron que el evento podría haber sido evitado, ya que el traje de Parmitano ya había sufrido una filtración de agua en la caminata espacial anterior, el 9 de julio.

“Ese evento no fue investigado como correspondía, lo que podría haber evitado poner a un miembro del equipo en riesgo una semana después”, señaló el presidente del panel de investigación, Chris Hansen.

A diferencia de lo que habían pensado al principio los astronautas, el agua no provenía de la bolsa de líquido que los astronautas llevan para beber, sino que del propio sistema interno del traje. Según la investigación, “la falla fue rastreada hasta una contaminación en una porción del traje llamada ‘Separador Bomba Ventilador’, pero la fuente de la contaminación no ha sido determinada aún”.

Lo que hace el separador es retirar la humedad del aire, y retirar los gases de la circulación de agua, y la NASA cree que el problema podría haber ocurrido en esta unidad.

El traje todavía está en la estación espacial, donde los astronautas han debido trabajar con el mismo para llevar a cabo investigación. Se espera que el traje viaje a la Tierra en una cápsula Dragon de SpaceX, que tiene programada su salida para el próximo 16 de marzo. Solo entonces los ingenieros de la superficie podrán examinar el traje.

El informe de la NASA indica que el equipo en la caminata espacial falló en no suspender antes la misión, permitiendo que el agua bloqueara la visión y complicara la situación de Parmitano.

El astronauta italiano se mantuvo muy calmado y consideró otras opciones mientras se llenaba de agua. En su blog, escribió que “la única idea que podía pensar era abrir la válvula de seguridad en mi oreja derecha: si creaba una depresurización controlada, debería poder permitir la salida de algo de agua, al menos hasta que la unidad se congele por sublimación, lo que detendría el flujo. Pero hacer un agujero en mi traje espacial realmente debería ser el último recurso”.

Al final, Parmitano logró volver a la Estación Espacial junto a su compañero de caminata, Chris Cassidy, permitiendo a sus compañeros represurizar la cabina en la que estaban y quitarle el casco al colega italiano.

Por ahora, la investigación sobre el traje continúa y las caminatas no se reanudarán todavía.

Link: NASA / Universe Today