Lightning Returns: Final Fantasy XIII [NB Labs]

Lightning Returns: Final Fantasy XIII [NB Labs]

Por fin se acabó Final Fantasy XIII.

Plataformas: Xbox 360 (analizada), PlayStation 3
Desarrollador: Square Enix, tri-Ace
Distribuidor: Square Enix

Después de más de 10 millones de copias vendidas con las dos primeras partes de Final Fantasy XIII, Square Enix se aventuró por vez primera a crear una tercera parte para alguna de las iteraciones de su franquicia RPG de más renombre. Lightning Returns: Final Fantasy XIII es uno de los primeros RPG de este año y con el nuevo sistema de juego que se introduce pretende quedar como uno de los mejores juegos de rol del 2014. Tristemente, solamente se queda como una pretensión.

La historia de este Final Fantasy sucede 500 años después de los eventos del segundo Final Fantasy XIII . Faltan 13 días para que el mundo de Nova Chrysalia desaparezca ya que ha sido infectada por el Caos. El Dios Bhunivelze le ha encargado a Lightning que recolecte almas en este agonizante territorio para posteriormente poblar y crear uno nuevo. Todo esto con la promesa de que al final de su aventura la dejará reencontrarse con su hermana Serah.

A lo largo de todo el juego se te explicará hasta el cansancio el proceso de salvación de almas, el papel de los dioses y el mismo papel de Lightning como encargada de recolectar los espíritus.

En Final Fintasy XIII-2 se le otorgó al sistema de juego la posibilidad de explorar mundos y de cierta manera rompió con la linealidad que tanto fue criticada en el primer título y lo absolvió de cierta manera . En Lightning Returns la ventaja de la exploración se rompe de manera significativa por el elemento del tiempo. Existe un cronómetro que te indica las horas y los días que faltan para que se acabe el mundo. Para ganar tiempo deberás deberás completar misiones y sidequests de carácter soso. En lugar de mostrarse como una característica enriquecedora en la dinámica de juego se muestra como un aspecto irritante .

Lo más rescatable de Final Fantasy XIII es sin duda el dinámico sistema de combate; en otras palabras, será lo que te mantendrá entretenido en las 25-30 hrs. aproximadas en las que se completa el juego.

El sistema de combate gira en torno a los schemata, o un conjunto personalizable de elementos. Éstos son vestimenta, arma, escudo, accesorios y habilidades. La combinación de estos aspectos le otorgará diversos atributos a Lightning como la variación del tamaño de su barra ATB, la barra de vida, sus ataques físicos y magia.

Antes de entrar a pelear contra un enemigo lo podrás atacar para disminuir su barra de vida. Por otro lado, si te descuidas, los enemigos te atacarán y tendrán el terreno a su favor.

Ya cuando entres en batalla podrás escoger tres schemata para atacar a tu enemigo. Es aquí donde probablemente encuentres que la curva de aprendizaje para ajustar a cada situación los diversos atributos de Lightning es un tanto injusta por momentos. Muchas de las veces las batallas tienen resultados totalmente polarizados en un intervalo de tiempo ínfimo. Un momento te enfrentas a un enemigo y lo derrotas sin una gota de sudor y en la siguiente batalla un monstruo te derrota sin piedad. Es por eso que la defensa es un elemento vital a la hora de los combates.

Podrás disminuir significativamente el daño que inflige el enemigo en tu barra de vida si logras apretar el botón de guardia en el momento preciso. Esta especie de parry (contraataque) depende totalmente del comportamiento de tu enemigo. Por tanto, es necesario que estés concentrado en todos sus movimientos y ataques.

En Lightning Returns no aumentarás de experiencia ni subes de nivel como lo harías en un JRPG normal. Al completar misiones y aventuras alternas se otorgarán diversos beneficios a los stats de Lightning como aumentar la barra de vida y ATB o el incremento de Fuerza y Magia. Esto se observa como un elemento apresurado en el diseño del juego en lugar de verse como algo innovador y propositivo.

Hace 26 años que se lanzó el primer Final Fantasy. Ese videojuego marcó completamente a una generación al establecer paradigmas en materia de ejecución para la definición de un juego de rol en consolas. Se encargó de separar a los RPG’s buenos y malos y durante muchos años la franquicia fue estándar de innovación y calidad gráfica.

Desgraciadamente Motomu Toriyama no ha logrado otorgarle a los fanáticos Final Fantasy lo que sus antecesores realizaron con la marca. Estamos probablemente frente al ocaso creativo de una de las más grandes sagas de la historia. Lo mostrado en Lightning Returns: Final Fantasy XIII –y en toda la trilogía– no es malo, pero sí es completamente irrelevante para su género.

Final Fantasy XV deberá dejar claro que la marca creada por Hironobu Sakaguchi vale la pena vivir todavía.

¿Qué significa esto?