Drones estadounidenses atacan a terroristas en base a la ubicación de sus celulares

Drones estadounidenses atacan a terroristas en base a la ubicación de sus celulares

El problema con este método es que no confirman de forma presencial que el supuesto terrorista sea quien esté portando el celular.

El periodista inglés Glenn Greenwald fue quien dio a conocer, en ese entonces trabajando para el periódico The Guardian, los programas de espionaje norteamericanos gracias a las filtraciones de Edward Snowden. Ahora está de vuelta en un nuevo medio online llamado The Intercept, cuyo dueño es el fundador de eBay, Pierre Omidyar.

En el primer gran reportaje del nuevo medio, Greenwald reveló los motivos de por qué el programa de drones de los Estados Unidos en el Oriente Medio tiene tantas víctimas inocentes en lugares como Pakistán, Yemen y otros países.

Según un informante anónimo que fue un operador de drones para el Mando Conjunto de Operaciones Especiales (JSOC) y también trabajó con la NSA, esto es porque en vez de confirmar la identidad de los objetivos con informantes o operativos en terreno, el gobierno norteamericano solo se basa en los metadatos de las llamadas telefónicas del celular que supuestamente tendría el terrorista para decidir dónde atacar con los drones.

O sea, si alguna vez te subes a un taxi en Afganistán asegúrate que no haya ningún celular dentro, porque si el pasajero anterior fue un terrorista y se le quedó el teléfono en el automóvil, podría impactarte un misil norteamericano.

La gente cree que los objetivos de un ataque son una lista de personas, pero en el fondo son una lista de celulares. No estamos buscando a personas, sino a sus teléfonos con la esperanza que al otro lado del misil haya un tipo malo.

Para peor, el informante anónimo afirma que los líderes del movimiento talibán tienen bastante clara esta situación, y por eso suelen pasarle a propósito sus teléfonos a terceros, o “ir a reuniones, sacar todas las tarjetas SIM, mezclarlas en una bolsa y así tener una tarjeta SIM distinta cuando terminan el encuentro“.

(CC) Jared Rodriguez / Truthout

Link: The Intercept