Assassin's Creed IV: Freedom Cry [NB Labs]

Assassin's Creed IV: Freedom Cry [NB Labs]

Cuando menos es más.

Una vez terminada la historia de Freedom Cry, queda más o menos claro por que Ubisoft apostó por este capítulo como una entrega independiente de Assassin's Creed IV (al menos en algunas plataformas). Los vínculos con la narración de Edward Kenway están ahí como una base, pero no se profundiza más allá y lo que es necesario saber al respecto se aprende durante la primera media hora.

Más importante aún, y a diferencia del juego principal, el grueso de Freedom Cry va por tierra y no por mar. Adewale ahora pertenece al credo de los asesinos y casi por casualidad cae en Puerto Príncipe, lugar donde la situación de los esclavos y en general todos los que tengan piel oscura (con una importante excepción) está lejos de ser feliz.

El tema de la esclavitud y la segregación racial se toca de manera bastante visceral, tanto en las cutscenes mismas como en la oferta jugable de Freedom Cry. Las actividades al recorrer la ciudad son variadas, pero todas se resumen básicamente en una: liberar esclavos de sus captores, perseguidores, o castigadores. Un esclavo corriendo significa que tiene un captor tras el. Una subasta de esclavos puede terminar con el pago correspondiente por los humanos a la venta o bien con un asesinato a plena luz del día, con todo lo que ello significa.

Dichas actividades son triviales dentro del pueblo y van más allá de una mera trivialidad. El número de esclavos liberados o la cantidad de soldados reclutados para la causa sirven también como requisito para desbloquear ciertas misiones o para poder aplicar algunas mejoras a la embarcación de Adewale. Luego, están las grandes plantaciones donde trabajan los esclavos y que pueden liberarse previa eliminación de una buena cantidad de guardias; normalmente, la liberación en masa de esclavos contribuye a desbloquear cierta progresión en el juego, en un proceso que puede hacerse relativamente tedioso dependiendo del enfoque a utilizar.

Freedom Cry 01

Porque como siempre, el combate en Assassin's Creed permite enfrentarse contra todo y contra todos con grandes posibilidades de ganar. Sin embargo, en el caso de las plantaciones el ataque directo tiene consecuencias: guardias dando la alarma y matando esclavos ante la amenaza de rebelión. Los esclavos, libres o no, siguen siendo moneda de cambio.

Por mérito propio, lo más fuerte de Freedom Cry está en la narración. Es definitivamente un pequeño giro a lo que ha sido la saga hasta ahora, independientemente de la variedad de actividades a realizar. Las misiones nunca escapan al esquema de siempre de Assassin's Creed, pero la nueva ambientación y los nuevos tópicos que se tratan le dan un color -nunca mejor dicho- bien diferente a la historia. Este Puerto Príncipe se ve consistente como todas las ciudades recreadas en la saga hasta ahora, y cuando a eso se le suma un buen trozo de mar y territorio caribeño a explorar, el paquete se hace muy completo.

Lamentablemente, lo menos virtuoso de Freedom Cry está en su herencia. A diferencia de AC IV no se trata de un juego "marino", y por ende salen a la luz los problemas históricos de Assassin's Creed en cuanto al combate, la navegación por las estructuras y el entorno en general, y el relativo tedio en lo que terminan ciertas actividades. Aún así, y tal como Black Flag, Freedom Cry es definitivamente un juego más ágil. Tal vez por su menor escala o por el ritmo de la historia, como pocas veces sucede con la franquicia el juego no deja esa sensación de haber recorrido mucho y haber hecho poco.

El ritmo de Freedom Cry siempre va en alza y sus misiones finales son la guinda de la torta, especialmente aquella batalla naval con una conclusión bastante dramática (y visual) que hace que el cierre sea más justificado, narrativamente hablando. No es casualidad que la misión final -que transcurre en tierra- pueda cerrarse en un abrir de ojos, pero aún con todo la historia se completa de manera más que aceptable.

Freedom Cry 02

Freedom Cry es una buena adición no solo a Assassin's Creed IV, sino a la franquicia en general. Su duración (6 o 7 horas como tope) hace un buen trabajo minimizando los flancos débiles de la saga, y su historia relativamente alejada de los tópicos más tradicionales de Assassin's Creed refrescan bastante bien la fórmula. A veces menos es más; Freedom Cry lo deja bastante claro.

Niubie-valoracion-bueno

¿Qué significa esto?