[metroimage ids=”38-125314,38-125315,38-125319,38-125321,38-125324,38-125328,38-125336,38-125340,38-125342,38-125347,38-125349,38-125352,38-125354,38-125358,38-125360,38-125365,38-125367,38-125370,38-125372,38-125375,38-125377,38-125380,38-125383,38-125384,38-125387,38-125388,38-125390,38-125393″ imagesize=”large”]

Sony Xperia Z1 Compact, sabor concentrado [A Primera Vista]

Pasamos algo de tiempo de calidad con el pequeño gigante de la japonesa presentado este lunes en Las Vegas. Acá nuestra opinión.

Cuando vimos por primera vez el Xperia Z1 nos quedó esa sensación de tener en nuestras manos un equipo de dimensiones exageradas. Sí, es poderoso, elegante, hecho con materiales de primera, probablemente de lo más bonito que el diseño industrial de móviles nos dejó durante 2013, pero igualmente era inevitable pensar en que era innecesariamente más grande de lo que pudo haber sido, provocando que no fuera cómodo de manipular, algo incómodo en el bolsillo y poco discreto.

Y eso, a la larga, molesta.

La respuesta de Sony a este problema no se hizo esperar mucho, y no era ninguna novedad para CES 2014 considerando que el producto resultante fue presentado en Japón hace algunas semanas con un gran éxito de ventas bajo el nombre de Xperia Z1F. En occidente ese aparato será conocido como Xperia Z1 Compact, un dispositivo que resuelve en gran medida todos los reparos que teníamos con su hermano mayor.

Primero está lo obvio… El tamaño. Con una pantalla de 4.3 pulgadas era obvio que la reducción de grasa alrededor sería notoria, y se agradece. El equipo queda perfecto en la mano, por lo que la manipulación es infinitamente más sencilla y agradable. Punto a favor para la japonesa fue el mantener la materialidad del equipo, aunque eso plantea la duda respecto del precio que tendrá cuando esté en puntos de venta. Sí lo quieres, prepárate a pagar un buen dinero por él.

Los materiales no son lo único que mantuvieron del Z1. Todo el interior del equipo es prácticamente igual al gama alta que actualmente se comercializa alrededor del mundo, lo que pone a este dispositivo en el segmento premium. Un gama alta retro si se quiere, de esa época no-tan-lejana donde un buque insignia móvil no era más grande que el sandwich que te comías al desayuno.

Sí, el Xperia Z1 Compact mantiene su Snapdragon 800, los 2GB de RAM, tiene 16GB de memoria interna ampliable, conectividad a redes LTE, y — por supuesto — la todopoderosa cámara de 20.7 MP que vimos llegar en el Xperia Z1 que tanto nos gustó. Por supuesto, todo en un empaque menos molesto.

Hasta mantiene su resistencia al agua, algo que se ha convertido en un punto que define a la linea premium de la japonesa.

Las cosas que cambiaron están en la pantalla — cambió a IPS, es más pequeña y pasó de ser Full HD a HD — y en la batería, la que ahora es de 2300 mAh. Todo lo demás luce como una versión a escala del mismo equipo que no compromete la experiencia esperable en un dispositivo premium.

El Z1 Compact es llamativo, pequeño y elegante como esa chica bajita absurdamente guapa que todos conocemos. No es hardware para todos, y probablemente te cueste más de lo que esperarías considerando su tamaño, pero créeme cuando auguro un satisfactorio día a día que te mantendrá con una sonrisa en la cara y no dejará a nadie indiferente cuando los vean juntos.

Y sí, el teléfono también es genial.

Este equipo vendrá en negro, blanco, lima — un verde muy chillón — y rosado. Comenzará a llegar a Latinoamérica, Europa y al resto del mundo durante la segunda mitad de febrero. Esperamos ansiosos probarlo en un W Labs dentro de poco.