Cómo reducir las posibilidades que te caiga un rayo

Cómo reducir las posibilidades que te caiga un rayo

Un automóvil con las ventanas cerradas es uno de los mejores refugios posibles.

Recientemente en Argentina causó impacto la noticia de la caída de un rayo en una playa en Villa Gesell que causó cuatro muertes, por lo que nos parece adecuado entregar una serie de recomendaciones para evitar ser impactado por esta brutal fuerza de la naturaleza.

Como no queremos ser Capitán Retrospectiva evitaremos dar los consejos más obvios relacionados con evitar de antemano las lluvias informándote previamente de las condiciones meteorológicas, y nos centraremos en el escenario en que ya te encuentres bajo la lluvia.

Según las autoridades estadounidenses, más de la mitad de las muertes por impactos de rayos ocurren una vez que ha terminado la tormenta, por lo que recomiendan esperar unos 30 minutos al interior de un recinto cerrado luego de escuchar el último trueno.

Además, aseguran que uno está en peligro si la diferencia de tiempo entre un rayo y el sonido del trueno respectivo es inferior a los 30 segundos.

Lo que recomiendan las autoridades es evitar todo tipo de lugares altos, campos abiertos, árboles aislados, estructuras de metal y depósitos de agua en general. En caso de encontrarse en un lugar lleno de árboles, hay que evitar acercarse a los más altos.

Si bien ningún lugar es infaliblemente seguro, afirman que las grandes estructuras cerradas como una bodega es más seguro que una estructura más pequeña o abierta, y que un buen refugio es simplemente estar dentro de un automóvil con las ventanas cerradas (y no por sus llantas de goma, sino que por su estructura metálica).

En caso de encontrarte al interior de un recinto cerrado, los expertos afirman que hay que evitar acercarse a cualquier dispositivo con cables como televisores y teléfonos de línea fija, y también evitar acercarse a los lavaplatos, duchas, lavamanos, etcétera, porque la electricidad puede viajar por los cables y tuberías.

Finalmente, si no hay en las cercanías ningún recinto cerrado cercano, ni automóviles ni árboles ni nada, la mejor forma de minimizar el riesgo de ser golpeado por un rayo es reducir al mínimo tu contacto con el suelo. De hecho, los Scout en Estados Unidos recomiendan una técnica bastante sencilla: Pararse en un solo pie, pues incluso si te golpea un rayo, reducir al mínimo el contacto con el suelo disminuye las posibilidades de que la corriente golpee a un órgano del cuerpo.

Link: ScienceDaily