Grupo Salinas comprará Blockbuster México

Grupo Salinas comprará Blockbuster México

A través de la empresa Elektra, el magnate Ricardo Salinas Pliego comprará la compañía de renta de vídeo para fortalecer su servicio de streaming.

Muchas cosas han cambiado en el consumo de películas desde 2010, año en que Blockbuster anunció su quiebra. Desde esa fecha se veía venir una transformación en la industria. Fue apenas en 2013 que Netflix evidenció las virtudes del nuevo modelo de negocio basado en la transmisión (streaming) de contenidos, en un océano azul que cada día se llena de más y más competidores.

Grupo Salinas -dueña de TV Azteca, la segunda cadena de TV abierta más grande de México- no ha pasado por alto la oportunidad de negocio, razón por la que ha apostado por la compra de Blockbuster México. La operación, cuyo monto se desconoce, ya ha sido autorizada por la Comisión Federal de Competencia y se hará a través de la cadena Elektra.

La intención de Grupo Salinas sería reforzar el catálogo de TotalMovie, el servicio de renta de películas que tiene dicho conglomerado desde 2011, con presencia en más de 40 países.

Blockbuster ya había tenido la intención de entrar al mercado de la renta de películas en línea en 2012 en México, pero finalmente, la empresa abandonó esos planes. Sin embargo, una cadena de malas decisiones los llevó a la bancarrota total, viéndose obligados a cerrar los últimos 300 locales que mantenía abiertos en EE.UU a finales de 2013.

Paradójicamente, los números de Blockbuster en México aún eran positivos a mediados de 2012, principalmente por su filial Game Rush, dedicada a la renta física de videojuegos. No obstante, parece que finalmente fueron alcanzados por la competencia y terminarán sumándose a Grupo Salinas en breve.

En México, el terreno está ocupado por Netflix, Claro Video (propiedad del magnate Carlos Slim), Vudu (de Grupo Walmart), Klic (de la cadena de cines Cinépolis) y TotalMovie (de Grupo Salinas). Los servicios de streaming tienen un mercado de 12 millones de mexicanos, apenas 10% de la población del país.

Link: El Economista