Los Caballeros del Zodiaco: Soldados Valientes [NB Labs]

Los Caballeros del Zodiaco: Soldados Valientes [NB Labs]

por

La intención de Dimps con el nuevo juego de Saint Seiya era buena, pero ni todo el fan service logra ocultar su superficialidad.

Plataformas: PlayStation 3
Desarrollador: Dimps
Distribuidor: Namco Bandai

Todos los que crecimos viendo Los Caballeros del Zodiaco y jugando videojuegos, alguna vez soñamos con ver a Seiya y compañía protagonizar su propia travesía virtual, y aunque en Japón se ha lanzado un gran número de juegos basados en el manganime de Masami Kurumada, de este lado del globo no fue sino hasta el año pasado, con Saint Seiya: Sanctuary Battle, que vimos ese sueño hecho realidad (al menos de manera oficial).

Tristemente, el juego desarrollado por Dimps llegó sin pena ni gloria, y al final no resultó ser lo que todos esperábamos; aún así, el hecho mismo de su lanzamiento, y la gran cantidad de popularidad que acaparó en la región de Latinoamérica, dejó las puertas abiertas para que futuros juegos de la franquicia hicieran acto de presencia (sin importar su pobre o nula aceptación en los Estados Unidos). Fue así como Los Caballeros del Zodiaco: Soldados Valientes entró a escena, aunque con un enfoque distinto al de su antecesor.

Para empezar, vale la pena resaltar que Soldados Valientes es un juego enfocado únicamente en las peleas 1 vs. 1 –tal y como sus precursores en la PlayStation2–, así que no esperen ver elementos del beat ’em up como sucedió en Sanctuary Battle. Lo que sí pueden esperar es un robusto catálogo con más de 40 peleadores sustraídos de los principales arcos del manga: desde la saga del Santuario hasta el arco de Hades y sus espectros del inframundo (los caballeros de Asgard, al no ser parte del canon principal, no aparecen en el juego).

Como es costumbre en los juegos de peleas de Namco Bandai, en un principio el repertorio de personajes a seleccionar es muy limitado y la única forma de incrementarlo es a través del modo historia. En Soldados Valientes, este apartado recibe el nombre de Saint Chronicles, y nos lleva de las 12 Casas hasta los campos Elíseos a través de las batallas más icónicas del manganime.

Por desgracia, a pesar de que el diseño de los personajes ha sido mejorado notablemente gracias al cel shading y los actores de doblaje originales han prestado su voz una vez más, la forma de contar la historia de Seiya, Shiryu, Shun, Hyoga, Ikki y Saori en esta nueva entrega es simplemente lamentable. Nada que ver con el notable trabajo que ha hecho el equipo de CyberConnect2 con los últimos juegos de Naruto, o hasta la misma Dimps con Dragon Ball Z: Burst Limit, juegos en los que se combinan los enfrentamientos con vistosas secuencias de animación para sumergirnos aún más en la trama.

En Los Caballeros del Zodiaco: Soldados Valientes, el estudio desarrollador se ha ido por el camino “fácil”, pues entre pelea y pelea lo único que se nos presenta son secuencias con imágenes fijas, capturas sustraídas del anime y alguno que otro efecto especial. Todo acompañado por las voces de los protagonistas que, aunque no hacen un mal trabajo, en ocasiones se sienten un poco insípidas. Con todo lo anterior, los que ya conozcan la historia del manganime de Kurumada pronto se aburrirán de estas pequeñas secuencias y terminarán saltando directamente a la próxima pelea.

Aunque la manera de contar la historia de Atenea y sus cinco protectores cae directamente en el plano estético y al final no debería ser determinante para decir si el juego es bueno o malo, siento informarles que las batallas no se alejan demasiado de la corriente simplista que ha aplicado Dimps en Soldados Valientes. De hecho, el esquema de control es extrañamente similar a los juegos de Naruto: Ultimate Ninja Storm, aunque con algunas variaciones.

En términos generales, todos los caballeros comparten los mismos movimientos: golpe débil, golpe fuerte, salto, cargar cosmos, defensa y velocidad de la luz (que sirve para escapar de los combos y ponerse detrás del oponente). La diferencia radica entonces en las habilidades especiales de cada uno, que son todos esos poderes que recordamos del anime y que alguna vez imitamos frente al espejo cuando niños (Pegasus Ryūsei Ken, Lushan Sho Ryu Ha, Lightning Plasma, Diamond Dust, entre muchos otros).

Aunado a esto, dentro del repertorio de comandos también encontramos el Ataque Big Bang, que es el movimiento definitivo de cada peleador y que tiene un gran impacto en la barra de salud del contrario.

La manera en cómo está construido cada personaje y la fidelidad que guarda con su fuente de origen, es algo que sin duda tenemos que reconocerle al juego; sin embargo, ni todo el fan service oculta el hecho de que las peleas se sientan prácticamente iguales y carezcan de un fondo sustancial que vaya más allá de la nostalgia. Para mitigar un poco esta contrariedad, que también viene acompañada de una falta de dificultad importante, en cada pelea se nos pide completar determinados retos para desbloquear la gran cantidad de material coleccionable, como tarjetas, personajes o títulos.

Al final, en Soldados Valientes todo se trata de terminar el modo historia, aumentar la plantilla de peleadores y dar el salto a los combates en línea, que es lo único que realmente podría extenderle la vida al juego. También hay un interesante sistema de personalización en el que se puede determinar los atributos de cada guerrero, pero honestamente no se ve tan reflejado en el campo de batalla.

El hecho de abandonar el sistema de Sanctuary Battle para enfocarse totalmente a las peleas fue un buen movimiento por parte de Dimps y Namco Bandai; por desgracia, el juego se aleja completamente de una experiencia profunda y se queda a medidas en su labor de complacer a los fieles seguidores de Seiya y compañía.

Estoy seguro que los fanáticos de la obra de Masami Kurumada estarán moderadamente satisfechos, pero aquellos que no sean fanáticos de Los Caballeros del Zodiaco, será mejor que se alejen.


¿Qué significa esto?