El gran movimiento de Intel: tablets muy baratas

El gran movimiento de Intel: tablets muy baratas

¿Cómo se enfrenta Intel al mundo de la tablet en 2014? Con tablets más baratas, demasiado baratas.

Intel perdió el barco de las tablets, desde la llegada de la primera generación del iPad. La decisión de Apple de elegir un procesador basado en ARM marcó un cambio drástico en una industria. Por primera vez un equipo que ha marcado “la muerte del PC” (exageración, pero con cierta verdad) seleccionaba un tipo de procesador que en el momento no era tan potente pero que tenía dos puntos clave: no genera calor y el consumo de energía es menor.

Intel cometió el terrible error de intentar comparar los ultrabooks con una mejora a las tablets, esta jugada les ha provocado un enorme problema, llegar al mundo de las tablets con tres años de diferencia. Tres años en los que han dado tiempo a que todo competidor de Apple saque su tablet, también bajo procesador ARM.

Hablar de procesadores hoy en día, en un mercado como el del consumo es quizá una batalla perdida, la potencia y el uso de un procsador de la arquitectura que sea, es bastante similar para los ojos de una persona normal, tan solo se ha convertido en una lucha de empresas y en el intento de Intel de no perder el que está a poco tiempo de convertirse en el negocio de tecnología de consumo más importante.

A día de hoy, Intel ha logrado colarse en el mercado de tablets con un puñado de modelos, algo más de una docena de diferentes marcas y tanto con Windows 8 como con Android. ¿Cuál es el futuro de Intel en el mundo de tablets? Jugársela con dispositivos más baratos, mucho más baratos.

En una conversación con Intel España presentando lo que han logrado en un año, parte del discurso de a futuro, sobre todo marcando un reto para 2014, es hacer que existan tablets por menos de 200€ (unos USD$275). En realidad este discurso ya viene del Intel Developer Forum de mediados de año, en el que Intel propondría a fabricantes chips más baratos para que los costes produjesen tablets de siete u ocho pulgadas por debajo de esos 200€.

¿Qué hay de la experiencia de usuario?

Experiencia de usuario, y como experiencia me refiero a que cuando estés usando un producto, este no te parezca algo de mala calidad. A esto se enfrenta Intel con este tipo de productos.

El movimiento de Intel en este tipo de tablets o sale muy bien, o les puede salir realmente mal. Tenemos la experiencia de los netbooks y lo que Intel intenta hacer, todo por intentar hacerse con más parte del mercado de tablets, es bajar tanto el precio, que se corre el riesgo de ofrecer productos de una muy mala experiencia.

Vender lo es todo para una empresa, pero vender sin que importe mucho el producto final es algo que a largo plazo no funciona. Intel se enfrentará con estos productos a una posible devaluación de su marca, tal y como pasó con los netbooks. La impaciencia y el intento de cubrir con productos más baratos para asegurarse una victoria, es sin duda, una de los movimientos más peligrosos.

Intel no se enfrenta a Apple, ni a Samsung, tampoco se enfrenta a HP, Dell, Asus, Toshiba o Acer. Intel está necesitada de todos esos fabricantes asiáticos que quizá no sean las marcas más vendidas, pero sin duda por volumen de ventas, acaban siendo una gran porción de tablets vendidas. Tan solo un ejemplo, en España hay cuatro marcas que venden tablets con procesador Intel: Inves, Bq, Vexia y Grammata. Todas empresas españolas pero que seleccionan los componentes y el diseño directamente en China para importar. Se espera que el número de marcas españolas crezca, de igual forma que el número de marcas en otros países