Forza Motorsport 5 [NB Labs]

Forza Motorsport 5 [NB Labs]

por

Un juego que transpira pasión por el automovilismo, aunque no se queda exento de fallas.

Plataforma: Xbox One
Desarrollador: Turn 10 Studios
Distribuidor: Microsoft Studios

Si hay algo que reconocerle a Forza Motorsport 5, es que se ve y escucha de manera excelsa. El equipo desarrollador de Turn 10 Studios realmente ha hecho bien su tarea para entregar un producto que cumpla las expectativas como juego de siguiente generación y como secuela de la franquicia. Sin embargo, el estar ahí para la llegada de la Xbox One también dejó algunas carencias en el camino, ya que la lista de vehículos y pistas se ha visto claramente disminuida a comparación de lo que teníamos en la entrega anterior.

De acuerdo con el director creativo del juego, Dan Greenawalt, el recorte obedeció a impulsar otras áreas del título, como su apartado técnico y jugabilidad, así que, en teoría, el desempeño en dichos campos debería ser óptimo; pero, ¿realmente valió la pena el sacrificio? Como todo en la vida, aquí no hay blancos y negros, sino una suerte de claroscuros que dependen del cristal con que se miren.

En un primer acercamiento al juego –desde la carrera introductoria abordo del McLaren P1 hasta después de haber concluido las primeras tres o cuatro ligas– podríamos decir que anteponer calidad a cantidad valió la pena, pues es un verdadero goce competir en cada uno de los circuitos que ofrece Forza 5 y sentir todas esas variaciones que existen entre ponerse tras el volante de un BMW Serie 1 M Coupé y un Dodge SRT4. Después de todo, el punto fuerte del juego, y por el cual podríamos pasar horas pegados al control, lo encontramos en conocer las pistas y aprender las fortalezas y debilidades de las “naves” que vayamos añadiendo a nuestro garaje.

Siguiendo con la tradición de la franquicia, Turn 10 Studios se aseguró que aunque nos encontremos en la quinta entrega de la serie, la experiencia no quede relegada exclusivamente a los veteranos de Forza. Es por ello que el sistema de asistencias para marcar frenado automático, derrapes, cambios de velocidad y hasta la línea de manejo –que indica la mejor posición en la pista y el momento idóneo para acelerar y frenar– siguen ahí para aquellos inexpertos que quieran meterse de lleno al juego.

Ahora que si Forza es lo suyo y han estado con el juego desde sus inicios, la añadidura más palpable que pueden encontrar en esta quinta iteración llega en un nuevo sistema bautizado con el nombre de Drivatar, que básicamente apunta a convertir cada carrera en una experiencia diferente.

Para capitalizar esta meta, dicho sistema almacena información de cada jugador en la vida real para luego reproducirla en forma de Inteligencia Artificial, así que durante las competiciones podemos ver el Gametarg del jugador del cual se tomó la información y contender contra sus tiempos, formas de manejar y demás características. Esto, desde luego, también se aplica a nosotros, por lo que también tendremos a un Drivatar corriendo contra otros jugadores y ganando puntos que nos pueden servir para adquirir un nuevo auto o mejorar el que ya tenemos.

Y ya que estamos hablando de puntos, es importante señalar que Forza 5 es un juego muy generoso y recompensa prácticamente todas las acciones, sin importar que nuestra actuación se quedé lejos de las capacidades de un profesional. En esta ocasión, el quedar dentro de las primeras tres posiciones nos hacen acreedores a un oro, mientras que la plata se va para los lugares cuarto quinto y sexto, y el bronce se queda con los corredores que lleguen en séptimo, octavo, noveno y décimo.

El total de puntos ganados depende de nuestra posición en las carreras, pero también está estrechamente relacionado con el nivel de dificultad que elijamos y las asistencias que tengamos activadas. Así, el competir contra Drivatars por encima de la media nos añadirá un porcentaje extra a las ganancias obtenidas, y si reducimos las asistencias de manejo ese número crecerá aún más. Claro que el reto también subirá de nivel considerablemente, así que todo queda de alguna forma compensado.

Para romper un poco con la monotonía de las carreras, el juego también ofrece competiciones basadas en varios retos: desde derribar pinos de boliche, hasta correr en pistas con “tráfico” donde el objetivo es rebasar la mayor cantidad de autos posible. También encontramos las competencias en línea, en las que demostraremos todo lo aprendido en el modo de un solo jugador.

Hasta ahora, hemos enumerado todos los aspectos positivos que se derivan de ese “recorte” de vehículos y circuitos en pos de robustecer los demás aspectos del juego; pero, como mencioné líneas más arriba, todo depende del cristal con que se mire.

Por el lado negativo, el tener sólo 14 pistas disponibles le resta bastante variedad al juego, pues a pesar de que los escenarios están hermosamente detallados (con efectos de iluminación que envidiaría cualquier otro representante del género) la realidad es que las carencias empiezan a ser más evidentes con cada hora de juego que transcurre.

Sin lugar a dudas, el quemar neumáticos en el Circuito de Praga o en los Alpes Berneses es una experiencia que tarda en hartar, pero luego de vencer seis o siete ligas la sensación es inevitable. La cantidad de vehículos tampoco ayuda mucho en este sentido, pues mientras que en Forza Motorsport 4 teníamos alrededor de 500 opciones, en su sucesor apenas nos ofrecen cerca de 200.

Si bien es cierto que el juego ofrece todo lo que los fanáticos de la serie esperan y potencia las propiedades de la cuarta entrega, es imposible pasar por alto el hecho de que el juego sufra por la falta de contenido.

Dejando de lado las fallas, Forza Motorsport 5 marca un excelente inicio de generación para la franquicia de conducción. El juego transpira pasión por el automovilismo gracias al detalls que se le ha conferido a cada uno de los autos y cómo se comportan en las carreras. La presencia de los anfitriones del programa británico Top Gear también son una adición más que bienvenida, así que esperemos que se queden para una sexta entrega.

¿Qué significa esto?