Battlefield 4 se suma a la generación de las partículas [NB Labs]

Battlefield 4 se suma a la generación de las partículas [NB Labs]

por

Con una imagen renovada, la experiencia bélica de DICE llega a la nueva generación, aunque con graves problemas de por medio.

¡Bienvenidos a la generación de las partículas y la luz! Ese es el mensaje que parece transmitir DICE con la versión de Battlefield 4 para la nueva generación de consolas, pues a diferencia de lo que vimos en la Xbox 360 o PlayStation 3, el punto de inflexión llega en ese bonito paquete cargado con rayos de Sol que se filtran entre las nubes, gotas de lluvia deslizándose en el parabrisas, rostros bien detallados y chispas incandescentes que vuelan por el aire.

Es innegable que Battlefield 4 para Xbox One y PlayStation 4 se ve bien –aún con las caídas ocasionales en la tasa de cuadros por segundo–, aunque si rascamos un poco la superficie y llegamos a las demás capas que integran al juego, las cosas siguen siendo prácticamente iguales: la misma campaña insípida y llena de clichés que sirve como una especie de guía para saltar a la experiencia multijugador. No obstante, es precisamente este último aspecto, sus prestaciones online, donde el juego pretende brillar sobre sus homónimos de la generación pasada.

La gran apuesta de DICE con Battlefield 4 en la next-gen, no apunta a otro objetivo mas que emular la robusta experiencia que se le ha ofrecido a los jugadores de PC desde la tercera iteración de la franquicia. Me refiero por supuesto a incrementar el número de jugadores en pantalla y dar pie a batallas colosales que pueden, bajo las condiciones adecuadas, extenderse hasta una hora de duración por partida.

Por mucho, la regla más atractiva del juego continúa siendo Conquista, en la que dos bandos, integrados por 32 soldados cada uno, se enfrentan entre sí para tener el control de los diferentes territorios y así reducir el número de tickets del rival a cero. Las batallas se vuelven frenéticas, con vehículos pululando por las diferentes zonas del mapa y enemigos corriendo de un lado a otro esperando a volarte la cabeza.

Por desgracia, y como se ha venido mencionando durante las últimas semanas, el salto de Battlefield 4 a la siguiente generación no ha sido exactamente “un tranquilo paseo en el parque”.

Desde su lanzamiento, múltiples errores como congelamientos, pérdida de conexión con el servidor y hasta una oleada de datos corruptos han plagado el modo multijugador y desatado la ira de los jugadores. De hecho, no han sido pocos los que han solicitado un reembolso de su dinero por la adquisición del paquete “Premium”, que da acceso a los DLC.

Aunque me parecen justas las quejas de los jugadores –que sobra decir, están en todo su derecho de exigir aquello por lo que pagaron–, considero que el tema se ha salido un poco de proporción y la realidad se comienza a distorsionar. Si bien en un principio Battlefield 4 era prácticamente injugable y los problemas con el servidor eran pan de cada día, con la liberación de los parches esto se ha subsanado notablemente.

De un promedio de 10 partidas que jugué en los modos Dominación, Erradicación, Desactivación, TCT Por Equipos, Asalto y TCT Por Patrulla, el juego me desconectó de 1 a 2 veces por modo, lo que significa que en la gran mayoría pude llegar al final satisfactoriamente. Claro que hay lag ocasional dentro de las partidas, pero eso es algo ubicuo en los juegos en línea.

Esa piedra permanece flotando en el aire todo el tiempo dentro del mapa Flood Zone

Modo Comandante
Una de las innovaciones que trae Battlefield 4 para la siguiente generación de consolas, es el uso de un dispositivo móvil para ingresar al Modo Comandante, en el que los jugadores podrán ver el campo de batalla, lanzar drones espía, marcar objetivos principales, revelar la ubicación de los enemigos y hasta proveer con vehículos al equipo aliado. Para tener acceso a esta característica se necesita contar con un soldado nivel 10, así que es menester jugar varias horas para probarlo.Lamentablemente, aunque la idea es buena, hay varios problemas de estabilidad que me desconectaron del servidor durante mi experiencia con la aplicación. El buscar servidores se vuelve engorroso y al final sólo te permite estar conectado unos cuantos minutos hasta que te patea.

La verdadera frustración llega en el modo Conquista, donde en más de la mitad de las partidas fui pateado del servidor, el juego se quedó congelado, o el lag era tan abundante que decidí retirarme. ¿Por qué tanta alharaca por los problemas del servidor si los inconvenientes se encuentran en una sola regla? Sencillamente porque el modo Conquista se convierte en el principal motivo para adquirir Battlefield 4 en alguna de las consolas de siguiente generación. Es ahí donde DICE emula la experiencia de PC con 64 jugadores y aquello que estuvo presumiendo el equipo de Electronic Arts desde la pasada edición de la E3.

Además, al ser la regla más robusta también se convierte en la más larga, lo que auspicia una gran cantidad de frustración cuando luego de media hora de juego o más, el servidor decide fallar y echar a perder todo lo que hicimos.
De alguna manera, es reconfortante saber que DICE se está haciendo cargo de la situación y cada semana repara (o al menos lo intenta) los problemas que sufre Battlefield 4 desde su lanzamiento. Esto, desde luego, no es excusa para que el juego tenga tantas contrariedades y los jugadores no puedan borrar esa cara larga que les ha dejado la amarga experiencia.

Con todo, podríamos definir a Battlefield 4 para PlayStation 4 y Xbox One como un juego que llega con una portada renovada muy acorde con lo que significa la siguiente generación; pero ni todos los efectos de partículas ocultan el hecho de que la gran apuesta del juego, su modo multijugador, se encuentre dando palos de ciego hasta hallar solución.

Este artículo se enfoca en la versión de PlayStation 4 y Xbox One de Battlefield 4. El Labs completo del juego para Xbox 360 y PlayStation 3 fue publicado anteriormente.