Android se reformuló completamente tras el lanzamiento del iPhone

Android se reformuló completamente tras el lanzamiento del iPhone

Andy Rubin y su equipo abandonaron sus prototipos y tuvieron que reaccionar de forma notable para poder poner en el mercado algo que no luciera viejo al lado del recién lanzado teléfono de Apple.

Android, antes de ser comprado por Google, llevaba un par de años de desarrollo gracias a un trabajo muy intenso de parte de sus creadores. Eran días completos de trabajo durante muchas semanas, los que volvieron a cero al momento en que Steve Jobs se subió al escenario para presentar el primer iPhone.

Así lo recuerda Chris DeSalvo, uno de los co-creadores de Android que trabajaba en Danger junto con Andy Rubin antes que la empresa fuera comprada por Microsoft. Por esa época, Google adquiría el desarrollo que a la larga se convertiría en su sistema operativo móvil, mientras que Apple se aprestaba a presentar su teléfono inteligente, lo que terminó representando un terremoto al interior del equipo de trabajo de Android.

Su trabajo estaba más cercano a lo que un BlackBerry podía hacer por esa época, por lo que este concepto de una gran pantalla táctil, pocos botones y un sistema operativo más evolucionado presentado por Jobs a comienzos de 2007 representó un golpe durísimo en el núcleo de la idea de la competencia.

Para enero de 2007, ellos habían estado trabajando 60 a 80 horas por semana durante 15 meses — algunos por más de dos años — escribiendo y probando código, negociando licencias de software, y volando alrededor del mundo para encontrar las mejores piezas, proveedores y fabricantes. Ellos habían estado trabajando con prototipos durante los últimos 6 meses y habían planeado lanzar su producto a fines de ese añohasta que Jobs presentó el iPhone“.

Andy Rubin estaba muy afectado por lo sucedido, y decidió cambiar completamente los prototipos bajo los que habían estado funcionando. “¡Mierda, no vamos a lanzar este teléfono!” habría dicho, justo antes de cambiar de rumbo en cierto modo. El producto resultante, conocido como G1, todavía conservaba mucho del ADN que sus antecesores rechazados habían llevado a la plataforma — teclado, una trackball, énfasis en mensajería — pero lo hacía con mucha más libertad que la apuesta de Apple… Algo que a la larga se convertiría en su factor diferenciador, junto con una serie de otras características pedidas por la gente que no se encontraban en el iPhone.

“Sabíamos que Apple iba a lanzar un teléfono. Todos lo sabían. Sólo que nadie imaginaba lo bueno que sería dijo Ethan Beard, uno de los ejecutivos de Android en esa época.

El resto es historia.

Link: PhoneArena