Tras la llegada de Instagram, ¿estarías dispuesto a adoptar Windows Phone? [W Pregunta]

Tras la llegada de Instagram, ¿estarías dispuesto a adoptar Windows Phone? [W Pregunta]

Da la impresión de ser un gran momento para comprar uno. Como siempre, la opinión es de ustedes...

Microsoft ha hecho una gran tarea aunando voluntades entre la comunidad desarrolladora para lograr una excelente cifra de aplicaciones de primera calidad, convenciendo a los llamados “grandes jugadores” de saltar a Windows Phone, haciendo fuerte la plataforma justo donde tenía su punto débil.

Hace un par de años era sencillo escuchar excusas respecto a no comprar un equipo WP por la falta de ese puñado de apps que la gente ya tenía tanto en iOS como en Android. Durante 2013 hemos visto como esa brecha se fue cerrando por distintos factores, lo que vino de la mano de una masificación de Windows Phone 8 en diversos mercados alrededor del mundo que le dio más visibilidad a los esfuerzos de crecimiento en el Marketplace.

Los de Redmond han seguido al ataque para lograr un buen catálogo de apps — tanto locales como globales — y uno de los hitos más importantes vino de la mano con el anuncio de la llegada de Instagram al Marketplace. Sí, esa misma aplicación que tanta relevancia tiene para muchos usuarios alrededor del mundo, y que podría significar que muchas personas finalmente den el salto definitivo a algún equipo Windows Phone que les guste, pero que despreciaban por su ausencia.

La llegada de Instagram, Vine y otras apps marca — les guste o no — un momento importantísimo para este ecosistema, el que hoy luce bastante completo… ¿Pero es suficiente?

Es por eso que hoy queremos preguntarles a ustedes, nuestros lectores, respecto de su opinión por la llegada de apps como Instagram a Windows Phone… Pero no desde el punto de vista del que ya tenga uno, sino de aquellos que lo pensaron alguna vez y terminaron descartándolo. ¿Están dispuestos a reconsiderar en este punto la compra de un dispositivo WP tras el apoyo de “los grandes”?

La palabra — como siempre — es suya.