Middle-Earth: Shadow of Mordor, o una visión más sangrienta y visceral del mundo de Tolkien

Middle-Earth: Shadow of Mordor, o una visión más sangrienta y visceral del mundo de Tolkien

Monolith Productions y su fórmula para contar una historia desconocida de la Tierra Media.

El más reciente número de la revista Game Informer llegó con información muy interesante sobre Middle-Earth: Shadow of Mordor, el nuevo proyecto de Monolith Productions (los mismos de Guardians of Middle-Earth) que busca aprovechar el impulso del cierre de la trilogía del Hobbit para contar una nueva historia basada en el universo de Tolkien.

Shadow of Mordor será un juego de acción en tercera persona en un mundo abierto, como muchos otros antes que este. ¿Cuál es su gracia entonces? Monolith quiere narrar lo que sucedió en aquella infame región entre los eventos del Hobbit y La Comunidad del Anillo. “Sauron ha estado lejos por miles de años, y durante ese tiempo a Mordor fue llegando gente muy diferente y de varias razas, además de vida salvaje. Es una frontera salvaje y caótica”, dice Michael de Plater, director de diseño del estudio.

Aquella frontera estuvo custodiada por mucho tiempo por un grupo de guardias en la puerta negra de Morannon. Pero al regresar Sauron de su exilio, lo primero que hizo fue barrer con aquella puerta y sus custodios. Entre estos se encontraba Talion, el protagonista de la historia, que antes de morir ve también cómo su familia cae por las acciones de Sauron. Misteriosamente, Talion regresa de la muerte, y es ahí donde comienza su travesía conducida principalmente por su sed de venganza.

Talion es una especie de ser híbrido. Tiene forma humana, pero gran parte de su fortaleza es dada gracias a un ente llamado ira (wrath). Sus habilidades de lucha con armas o cuerpo a cuerpo son un recuerdo de su época de guerrero, mientras que la magia y sus características de combate sobrenatural las obtiene gracias a la “ayuda” de la ira.

Uno de los elementos más interesantes propuestos por Monolith es un esquema conocido como “Nemesis System”. En Shadow of Mordor, cada uno de los entes presentes en el juego está individualizado con nombre y propiedades únicas; además, el mundo gira de forma continua y responde a las acciones que los jugadores vayan desarrollando junto a Talion dentro del juego.

Todo esto va ligado al sistema de experiencia y habilidades de los personajes. Al subir de nivel, se obtienen premios (en forma de puntos de experiencia y otros objetos) relacionados a ciertas acciones; por ejemplo, eliminar un enemigo poderoso con una espada permite subir todas las características asociadas a este tipo de combate. Sin embargo, también aparecen ciertas vulnerabilidades a las cuales hay que prestarles atención, y esto corre tanto para el protagonista del juego como para sus enemigos. Y como los eventos dentro del mundo se van sucediendo sin parar (aunado a que Talion es una especie de espíritu regresado desde los muertos), es posible encontrarse más adelante con aquel enemigo que nos haya matado, quizás con un mayor rango -dada la experiencia obtenida- y también con alguna debilidad que antes no existía.

El combate cuerpo a cuerpo toma muchas influencias de títulos como la serie Batman Arkham (también de propiedad de WB Games). Obviamente, por tratarse de otro universo, la lucha con espadas y otras armas es mucho más mortífera y letal que en los juegos de Batman -donde no muere nadie- pero básicamente todo gira alrededor de una especie de coreografía que dará pie a un sistema de combate bastante fluído en general. No será el primer juego que utilice este esquema, pero si ya se ha probado que funciona no hay problema alguno en replicarlo.

Pero si Talion es la brutalidad frontal, la ira representa exactamente lo opuesto. El uso de la magia permite algunas acciones más “psíquicas” como dominar a los enemigos y hacer que se rindan a voluntad del protagonista, ya sea para utilizarlos a modo de espía o para ver qué hay en sus mentes para conseguir información relevante respecto a una determinada situación. Michael de Plater explica que “los enemigos tienen memoria. Ya sea que caigan derrotados, arranquen, o derroten al jugador, se va construyendo una historia de la que pueden hablar y recordar”.

Al tratarse de un mundo abierto, dentro de Shadow of Mordor habrá todo tipo de misiones principales y secundarias. A medida que la historia se vaya desarrollando, se podrá ir descubriendo también qué pasa con Talion, por qué no puede reencontrarse con su familia, y la importancia que van teniendo los eventos en el cuadro principal de la historia de los anillos de poder. De la misma forma, a lo lago de la aventura aparecerán nombres familiares como Gollum, quien llega también a Mordor durante la época en la que se desarrolla la historia del juego. Y tal como Smeagol, el protagonista de esta nueva historia también vive amarrado a cierta dualidad en todo lo que hace.

Middle-Earth: Shadow of Mordor tiene toda la pinta de ser un gran proyecto para Monolith Productions, sobre todo si tomamos en cuenta que el estudio ya trabajó con propiedades importantes (Guardians of Middle-Earth y Gotham City Impostors) aunque siempre con productos más pequeños. ¿Podrán probar que están capacitados para algo mayor? Shadow of Mordor llegará el próximo año a Xbox One, PlayStation 4 y PC, además de PlayStation 3 y Xbox 360.

Toda la información de este artículo fue extraída de la revista Game Informer, edición de diciembre del 2013, páginas 50-59.

Link: Sitio oficial de Shadow of Mordor